Prematuros de 22-25 semanas

Lenguaje: retardo o demora en hablar
2 septiembre, 2015
Hemangioma Infantil, ¿cómo evitar la confusión?
30 septiembre, 2015

Prematuros de 22-25 semanas

Para muchos padres, sobrevivencia de un prematuro es lo que importa. Naturalmente, todo embarazo queremos que termine con un bebé o todos los que vienen en ese embarazo, vivos.   Si sobrevivencia es importante, el propósito de los cuidados perinatal y neonatal es que la sobrevida sea “intacta”, es decir, neurológica y funcionalmente normal.

 

images-2

 

Contrario a lo que en alguna época era cierto, el daño cerebral y, particularmente la parálisis cerebral, no es una consecuencia solamente de lo que ocurrió en el momento del parto. Hoy, estos eventos intraparto dañinos ocurren en algo menos que el 20% de las ocasiones de los niños con parálisis cerebral. En otras palabras, es durante la gestación, ya sea por razones genéticas o por condiciones propias o asociadas al mismo embarazo que ocurre el daño al cerebro del feto o bebé en gestación.

 

Igualmente es importante conocer que en varios países, si bien es cierto se considera un feto viable aquel que ya alcanza las 22 semanas de gestación, es muy incierto que antes de las 25 semanas sobrevivan -los que sobreviven- conservando intactas las funciones del sistema nervioso central, ya sean motoras, sensoriales o cognitivas.

 

Es cierto también que el uso de corticoides antenatales para acelerar la madurez de pulmones fetales; la interrupción apropiada de embarazos con dificultad fetal, donde el útero materno deja de ser el mejor lugar para crecer y desarrollarse; y, la resucitación apropiada del recién nacido asfixiado o en dificultad, como la disponibilidad de un cuidado neonatal intensivo bien equipado y con personal médico y de enfermería entrenado y disponible 24 horas al día han mejorado la sobrevida intacta de prematuros extremos.

 

Cada día del embarazo cuenta para madurar función en el bebé que se desarrolla con su mamá y no es lo mismo la mortalidad y la sobrevida a las 22 semanas que a las 23 semanas, y la de las 23 semanas no son iguales a las de 24 semanas y así sucesivamente. En condiciones normales del embarazo, cada día y cada semana aumentan los beneficios de la vida intrauterina y disminuyen los riesgos de la vida extrauterina como prematuros y, el propósito en embarazos de riesgo debe ser alcanzar la mayor madurez posible sin afectar negativamente al bebé en gestación ni a la madre.

 

Entre las semanas 22 y 25, por ejemplo, el feto cursa por un período de rapidísimo desarrollo de órganos vitales para su vida extrauterina. El gran limitante para saber dónde estamos en la gestación y, por ende, el desarrollo fetal es la misma ciencia médica. Excepto en el 2% de estas gestaciones donde la asistencia tecnológica de la reproducción conoce cuándo ocurrió la fertilización o la implantación de un bebé.

 

Esta información la tienen que conocer los futuros padres, incluso aquellos que buscan un bebé por medios artificiales, porque en ese grupo, es más alto el riesgo de prematuridad por ser alta la rata de infertilidad y las condiciones desfavorables para una gestación y una gestación completa.

 

Pero sobrevivencia no es todo. Si fuera así, lo único importante sería resucitar y llevar a una sala de cuidados intensivos neonatales con “excelentes neonatólogos”. Es importante que los padres conozcan que nacer antes de las 25 semanas también conlleva un alto riesgo de tener, para el resto de la vida, un niño con disminución de funciones cognitivas y con pérdidas significativas de aptitudes sensoriales (sordera, ceguera, integración sensorial). Y, que el riesgo continúa aún en gestaciones que duren algo más, dependiendo de varias otras variables asociadas a la salud y a la tecnología.

 

Estas consecuencias superan en sufrimientos las alegrías de tener un niño vivo.

 

 

 

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.