Primerizas y su recién nacido

ZIKA pica
23 enero, 2016
Lactancia materna y tratamiento del dolor
9 febrero, 2016

Primerizas y su recién nacido

Las embarazadas y madres de primera vez, por inexperiencia y condición humana, suelen estar siempre muy preocupadas por la salud de sus primeros bebés.  El tiempo que le dediquen a estos niños les preparan para los próximos, cuando habrá menos ansiedad y más sentido común, porque hay mejores conocimientos.   A ellas dedico este resumen de hallazgos frecuentes en los niños recién nacidos y en sus primeras semanas de vida.

 

Cuando el recién nacido estornuda, no es porque “nació resfriado”. Es un mecanismo reflejo para limpiar sus vías aéreas nasales, que son estrechas y acumulan mucosidades con facilidad.

 

Igualmente, cuando tose, no tiene neumonía. Si pusiéramos atención, cada día nosotros también tosemos para remover flema que, normalmente se forma en los bronquios, como respuesta a alergenos ambientales. La tos, como un mecanismo protector, remueve ese material a la parte alta de la laringe donde entonces la deglute y viaja al sistema gastrointestinal. Sin embargo, esa flema no es la que se puede observar en las heces. Ella se deshace en el camino.

 

Las secreciones oculares amarillentas o lagañas en los niños pequeños ocurren la mayor parte de las veces cuando hay obstrucción parcial de los conductos lacrimales, que desembocan en la parte ósea de las fosas nasales, y al acumularse se engruesan y al oxidarse toman colores amarillos o verdes.

 

Si con esas secreciones se observa enrojecimiento marcado de las conjuntivas oculares (de la parte blanca de los ojos) o palpebrales (dentro de los párpados) entonces se puede sospechar una conjuntivitis infecciosa. Las conjuntivitis infecciosas pueden ser virales y no requieren gotas con antibióticos. En esos casos, las secreciones suelen ser claras, como en las conjuntivitis alérgicas, donde también hay prurito o picazón de los ojos. Cuando las secreciones son gruesas y amarillas, y las conjuntivas están rojas o hiperémicas, entonces la conjuntivitis es bacteriana y se trata con gotas oftálmicas con antibióticos y sin esteroides, preferiblemente.

 

Los esteroides en las gotas oftálmicas son necesarios en ciertos procesos inflamatorios, que no son frecuentes en los niños. Su uso inapropiado y repetido es potencialmente dañino a las córneas de los ojos.

 

La parte posterior de la lengua de los seres humanos –que no siempre hemos visto- presenta unos crecimientos como granos gruesos. No son producto ni de tumores ni de infecciones. Son glándulas en la base de la lengua. Pueden, sí, inflamarse y verse más grandes pero no es necesario ningún tratamiento para cambiar su apariencia. Ocasionalmente en esa región hay tejido de tiroides, lo que se conoce como tiroides atópica y puede estar asociado a una función disminuida o ausente de la glándula.

 

La lengua blanca en los niños no es por infección de hongos u otro tipo. Generalmente es una inflamación benigna, pasajera y que no requiere tratamiento, una papilitis lingual. La limpieza obsesiva de la lengua, INNECESARIA, produce algunas de estas papilitis. La saliva es el “limpiador” natural de la lengua en un recién nacido. ¿Cuando se sospechan hongos? Cuando hay parches blancos “como de leche” que no se remueven fácilmente o que permanecen entre una amamantada y otra. Esta condición se trata tópicamente.

 

Los oídos secretan normalmente cerumen para proteger el canal auditivo y el tímpano. Allí se quedan atrapados un número importante de visitantes imprevistos o no invitados. No se remueve la cera del canal auditivo. Producir mucha cera tampoco indica infección o un problema especial.

 

El cuero cabelludo del recién nacido es delicado y secreta un material grasoso que puede acumularse, sobre todo en “la mollera” o espacio blando y anterior del cráneo, que se cierra mucho más adelante con el crecimiento de los huesos. Acumulado, este material tiene mal olor. Se conoce como seborrea del cuero cabelludo. Se acumula por el temor de la madre a lastimar “el cerebro” al limpiar esa región del cráneo, adyacente a las estructuras cerebrales. El cuidado semanal del cuero cabelludo evita su acumulación.

 

En otro momento revisamos otros aspectos regulares que se descubren con el examen del recién nacido y que no se consideran patologías importantes o serias.

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.