¿Cree en magia? Tratamientos que no curan

¿Cree en magia? “Los falsos profetas del autismo”
16 marzo, 2015
¿Cree en magia? 100 millones menos infecciones
16 marzo, 2015

¿Cree en magia? Tratamientos que no curan

Quelación

La quelación es la administración moléculas que atraen metales para la remoción de plomo, hierro, uranio, plutonio, arsénico y mercurio de la sangre. Una vez fijados los metales en los tejidos, ya no se pueden remover o extraer. Cuando su uso está autorizado, por ejemplo en el tratamiento agudo de la intoxicación por plomo, se debe advertir que estas moléculas también sustraen de la sangre las vitaminas C y E, que entonces deben suplementarse.

Las medicinas alternativa como la integrativa aseguran que la quelación es parte del tratamiento de la ateroesclerosis y enfermedad coronaria, del autismo, de diversas formas de cáncer, como de una miríada de otras enfermedades. Un número importante de sus clientes son pacientes moribundos y desesperados, quienes desconocen que el uso de quelantes es potencialmente fatal al inducir arritmias cardíacas y falla renal. La medicina probada por evidencia es enfática en señalar que esta terapia no tiene lugar alguno en el manejo de otras entidades, que no sean para la remoción de aquellos metales en la sangre, en situaciones agudas.

Ninguna de esas enfermedades que la medicina alternativa o sus seguidores tratan con quelación se deben a intoxicación, ni aguda ni crónica, por metales. Y eso es importante enfatizarlo porque los falsos profetas del autismo suelen achacar este mal a la intoxicación por mercurio, algo totalmente alejado de la verdad y de la comprobación científica.

Por el lado económico, también resulta ser un costoso fiasco o grandes ganancias para sus profetas. Muchos clientes de médicos que parecieran peleados con sus profesores académicos, terminan pagando altísimos costos sin resultados y serios riesgos de enfermedad y muerte. Y, sus médicos, siguen considerando que la terapia es superior a los estándares de cuidado establecidos para una buena práctica médica. Esta forma de terapia no está aprobada por la agencia norteamericana de alimentos y drogas, el FDA, ni por ninguna institución académica en el campo médico.

Como bien lo señala el Dr. Paul A. Offit, infectólogo jefe del Hospital Pediátrico de Philadelphia, “los norteamericanos aman la medicina alternativa”. El negocio produce 34 mil millones de dólares anualmente. Más del 50% de los ciudadanos norteamericanos usan alguna forma de medicina alternativa y un 10% de esas familias la utilizan en sus hijos. Aquí en nuestro medio no es diferente y solo se vuelve a la medicina tradicional ante el agravamiento de la condición y, no pocas veces, antes las complicaciones producidas.

Entre los problemas que pasan desapercibidos al abrazar terapias o tratamientos que no curan están el que les evitan a los pacientes tratamientos eficaces, les alejan de aquellos que sí pueden ayudarles y les crean expectativas falsas, dolorosas y costosas. No pocas veces esto se hace a cabal conocimiento de este desenlace.

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario