MI HIJO NO COME

¿VACUNAR PARA COVID-19?
25 noviembre, 2020
COVID-19: LOS PUNTOS SOBRE LAS ÍES
5 diciembre, 2020

MI HIJO NO COME

 

Durante el crecimiento y el desarrollo de los niños, todos diferentes entre ellos, hay preocupaciones de las madres que son universales, no importa cuán diferentes sean ellas, y que todos los pediatras conocemos.  Estas:

 

  • Mi niño no come
  • Mi niño no duerme
  • Mi niño no hace pupú
  • Mi niño no habla
  • Mi niño no camina
  • Mi niño no crece

 

Lo interesante es que todas estas preocupaciones van desapareciendo en relación directamente proporcional con la edad del paciente y el número de partos de las madres.

 

Hablemos algo de la primera y la que más excoria, de todas: “Doctor, mi niño no come”.

 

Digamos que el niño no come porque:

 

  • Ya comió
  • Está lleno
  • No necesita
  • No come lo que la mamá quiere que coma
  • No tiene comida

 

Para darse cuenta de esto, la madre tiene que no sentirse presionada por la madre suya, por el esposo que llega tarde a casa, por haber visto cómo come el hijo de la vecina del piso de arriba y la del piso de abajo, o porque el perro o el gato comen a cada rato.

 

No se olvide de estas enseñanzas:

 

  • El niño es el único que conoce cuándo quiere comer, cuánto quiere comer y qué quiere comer
  • Donde hay comida nadie se muere de hambre

 

 

Desde que nace, el niño come cuando resolvió el asunto del sueño y cuando ya tiene hambre.  Ponerle horario de lactancia al recién nacido, aparte de ser una arbitrariedad que colinda con el autoritarismo y el maternalismo, crea dos situaciones indeseables:

 

  • Llanto incontrolable
  • Vómitos incontrolables

 

que las madres resuelven, lo primero y con el insomnio y las ojeras trepados en la cabeza,

  • con un chupón

 

o, que el pediatra resuelve, lo segundo, con un diagnóstico:

 

  • reflujo gastroesofágico, y
  • un montón de medicinas, desde las que no sirven hasta las que no sirven

 

 

  1. Los malos hábitos de la alimentación lo hacen no solamente el letrero amarillo con una m curvilínea, sino el teléfono celular para pasarle una cómica mientras come, la recompensa con un dulce o una pastilla de sabores, el rejo en la mano amenazante, el grito estruendoso que se oye hasta en el sótano, el vocabulario que llama a un lavado de boca con sapolio (los menos maduros pueden averiguar sobre este detergente). Nada de esto tiene efecto inmediato.  Abandónelos.

 

  1. Cuando Ud. come su desayuno o su almuerzo o la cena, suele sentarse y, sentarse cómodamente. El niño también quiere estar sentado cómodamente.  La “silla alta” para comer del bebé de 6 meses de edad, debe darle buen soporte de la cintura y la espalda y debe permitirle tener los pies, no flotando en el espacio sideral, sino bien colocados en una plataforma que le da seguridad.

 

  1. El niño aprende a comer con cuchara en la mano de quien lo alimenta, no como comen el gato y el perro en la casa, que entre otras cosas, comen con el hocico metido en el plato de agua o de comida, solo después de algunas semanas que Usted le alimentó con una mamadera, de gato o de perro, o le ponía el alimento licuado en una cucharita que, Usted le ponía en la boca y que hoy día, ligas de mujeres innovadoras han resuelto que no forman parte del proceso de aprendizaje de comer de su hijo o hija.

 

  1. No existe ninguna ventaja para la vida, ni ninguna medalla olímpica, ni aplausos para iniciar los alimentos sólidos cuando el niño o la niña aún no están preparados para ellos, y eso no es antes de los 4 o 6 meses de edad, de seguro, ya a los 6 meses de edad.

 

 

No se olvide, ningún niño se muere de hambre donde hay comida, y los niños saben mejor que Usted y que yo, cuándo ya es hora de comer.  Así, Usted le alimenta con leche, primero y con alimentos sólidos, después, y deja las burundangas y la chatarra que a Usted le gusta, para cuando él o ella, se la puedan comprar en ese lugar de la letra curvilínea y amarilla, de la segunda mitad del vocabulario.

 

 

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.