Keratosis pilaris en infantes

Ver para creer
5 octubre, 2017
Del prurito a la muerte: alergias alimentarias
8 octubre, 2017

Esas “como espinillas” que Ud. tiene en los brazos y algo menos en la cara, desde hace mucho tiempo o “toda la vida” y que no se cura con nada, se conoce como keratosis pilaris. En los niños tiene una prevalencia entre 2% y 20%. No es raro. Pero su manejo en niños no es igual al manejo en adultos.

 

En el inicio de la niñez las lesiones tipo pápulas o granitos son ocasionales y con enrojecimiento o eritema de la piel subyacente. Suelen verse más en la cara y en las superficies extensoras, “de afuera”, de los brazos en el extremo hacia los hombros y en ambos brazos. En la cara, donde el eritema llama más la atención por lo áspero y “espinosa” de la piel en los pómulos, se confunde con las dermatitis atópicas o eczema. Otro sitio donde se observan es en los muslos y algo en los glúteos y piernas. Esas lesiones no suelen molestar pero de vez en cuando se inflaman y se hacen más notorias. Más grandes, sobre todo en las mujeres, la sensación áspera de la piel molesta y empieza el andar por caminos más difíciles con tal de quitárselas de encima, no a las mujeres, a las pápulas.

 

La causa de esto es desconocida pero sí está presente en varias personas de la misma familia, debido a su herencia autosómica dominante, que se confirma con el hecho de que más del 50% de las personas afectadas tiene una historia familiar de esta condición.

 

En individuos atópicas con eczemas, como entre alérgicos, diabéticos y personas con Síndrome Down suele verse con frecuencia. En países con 4 estaciones empeora en el invierno y mejora en los veranos calurosos.

Su tratamiento es generalmente inefectivo Y NO CURA. En otras palabras, no hay nada que lo cure. Puede curar espontáneamente en una 1/3 parte de las personas, en un 40% se mantiene sin mayores cambios y en un 20% empeora con el tiempo. En la desesperación el paciente adulto recurre a toda clase de terapias abrasivas con sustancias químicas. En los niños no debe intentarse N A D A!   La mamá que quiere ver a su niño bonito es mejor que no lo empeore con formas nocivas e ineficaces de tratamientos no indicados.

 

En recién nacidos ni en niños pequeños deben usarse emolientes por su carácter irritativo y su potencial toxicidad[1]. Los esteroides tópicos en niños mayores pueden utilizarse para calmar el prurito. Retinoides tópicos y agentes keratolíticos como la urea, el ácido glicolítico, el lactato de amonio y el ácido salicílico podrían tratarse en pacientes de mayor edad como púberes y adolescentes pero nunca en infantes.

[1] Zaenglein AL: Acneiform and Sweat Gland Disorders. En: Neonatal and Infant Dermatology. 3th Ed. Editors: Lawrence F. Eichenfield, Ilona J. Frieden,. Associate Editros: Erin F. Mathes, Andrea L. Zaenglein. Elsevier Saunders, 2015. Pp416-417

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.