Puntos sin íes

«Matrimonio solo para tener hijos»
2 febrero, 2018
El futuro de la reproducción humana
4 febrero, 2018

A.

Leche materna,

¿del pecho o de la mamadera?[1]

 

Como en algunas ictericias del recién nacido, ¿es la leche materna o es la lactancia materna?

 

Esta pregunta tiene una respuesta establecida: no puedo probar que sea la leche materna pero sí puedo demostrar que es la lactancia materna. Bueno, la que sigue es más controversial: ¿son los beneficios de la lactancia materna tan buenos cuando se alimenta al niño con leche materna en botella?

 

Un análisis de la data obtenida de 2,500 niños canadienses (inicialmente 3,200 niños), hecho a los 3 meses de edad y luego a los 3 años de edad para reconocer la asociación entre la lactancia materna por botella y la alimentación directa del pecho dio mejores resultados entre los alimentados directamente del pecho materno con respecto al diagnóstico clínico de “probable asma bronquial”. Los autores concluyeron que la forma de lactancia materna está relacionada con el desarrollo de asma y que la alimentación directa del pecho materno parece proteger mejor contra el asma.

Este estudio tiene obvias limitaciones de diseño, puntualmente en la duración de sus observaciones, pero toca un punto que no le hemos dado importancia en la alimentación primera del infante: ¿altera la forma de alimentar con la leche materna la condición inmunológica del infante?

Estas consideraciones se han hecho y discutido[2]:

  • la lactancia materna
    • estimularía producción de factores de inmunidad en la leche
    • transmitiría microbios beneficiosos para el niño que lacta
    • evitaría la contaminación de la leche con elementos químicos que se pueden adquirir cuando se almacena y se toma leche ordeñada en mamaderas y con chupetes

  • la leche materna ordeñada
    • no es inferior en tolerancia
    • no es inferior en función protectora

 

B.

Alergia al huevo,

¿vacuno o no contra el flu?[3]

 

Los pacientes alérgicos al huevo pueden ser vacunados sin riesgos a las edades correctas, con cualquier vacuna contra el flu, incluyendo aquellos que han tenido reacciones severas a la exposición al huevo, reacciones anafilácticas[4].

Se puede vacunar a las personas alérgicos al huevo con vacunas que no contienen huevo pero no es necesario ni se tiene por qué preferir esa vacuna sobre la que contiene huevo. La vacuna en spray intranasal que se utiliza solo con adultos, puede también utilizarse en las personas alérgicas al huevo si esa forma ha probado ser eficaz.

 

C.

Dormir con peligro del recién nacido

¿ha recibido el mensaje?[5]

 

         En los Estados Unidos mueren anualmente unos 3,500 recién nacidos durante el sueño. Muchas de sus madres, particularmente las mamás de primera vez, no están recibiendo instrucción adecuada de cómo acostarlos para dormir.

 

A pesar de las recomendaciones de acostar a dormir al lactante menor sobre su espalda (posición supina), 1 de 5 madres los acuestan a dormir sobre su abdomen (posición prona), posición más fácil para dormir y que permite un “mejor sueño”, entendiendo por mejor sueño”, un sueño más profundo, “a pruebas de despertarse”.

 

Además, más de la mitad de las madres acuestan a sus bebés a dormir con ellas en la misma cama y más de una tercera parte prefieren utilizar un colchón suave en lugar de uno firme, almohadas en lugar de no almohadas, sábanas para arroparlos en lugar de controlar la temperatura de la habitación y solo vestir para dormir, protectores o “bumpers” en lugar de nada y juguetes de tela rellenos en lugar de ninguno.

La campaña de “Dormir sobre la espalda” (“Back to Sleep”) se inició en 1990, hace 28 años y no se ha informado de muertes por vómitos o buches en quienes duermen sobre su espalda, el temor que emerge en toda madre cuando se discute sobre cómo acostar a dormir a su bebé. La campaña no es “no dormir sobre su abdomen” es Dormir sobre su espalda, porque no se recomienda tampoco que duerman de lado, ni con triángulos, ni rectángulos, ni cuadrados ni círculos. Esta no es la edad de la geometría. Los bebés deben dormir en sus cunas y sus cunas pueden estar en el cuarto de sus padres, pero no deben dormir con sus papás en la cama de estos: compartir el cuarto, no la cama.

 

[1] Kloop A, Vehling L, Becker AB et al: CHILD Study Investigators. Modes of infant feeding and the risk of childhood asthma: a prospective birth cohort study. J Pediatr.2017;190:192-199

[2] William T. Basco. Human Milk in a Bottle: Are the Benefits Just as Good? Medscape Jan 30, 2018

[3] Greenhawt M et al: Administration of influenza vaccines to egg allergic recipients: A practice parameter update 2017.Ann Allergy Asthma Immunol 2018 Jan, 120:49. (http://dx.doi.org/10.1016/j.anai.2017.10.020

[4] David J. Amrol, MD: NEJM Journal Watch February 2, 2018

[5] Bombard JM, Kortsmit K, E=Warner Lee et al: Vital Signs: Trends and Disparities in Infant Safe Sleep Practices – United States, 2009-2015. MMWR January 12, 2018/67(1):39-46

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.