Call: +507 269-9874
Address: Consultorios Médicos Paitilla
blog img

La diarrea aguda es aquella que ocurre súbitamente en un niño previamente sano. No me refiero aquí a diarreas por anomalías de absorción ni intoxicaciones, por intolerancias particulares a carbohidratos, ni por alergias a proteínas.

La diarrea en la Pediatría es:

  1. Un aumento obvio en la frecuencia de las deposiciones
  2. Una disminución obvia de la consistencias de las heces

Es importante este enfoque porque:

  • Niños que se alimentan con solo leche materna en las primeras semanas de vida suelen tener no solo deposiciones aguadas, verdosas y con abundante agua sino frecuentemente, incluso, cada vez que son amamantados
  • Niños alimentados con fórmulas parcialmente digeridas como son los hidrolizados de las leches de vaca también suele tener mayor frecuencia de deposiciones diarias y con menor consistencia que con leches artificiales regulares
  • La sola mayor frecuencia regular de deposiciones en un niño sano y sin molestias no es diarrea

Cualquier cambio en la alimentación de un lactante tiene el potencial de cambiar la consistencia de las heces y la frecuencia de las mismas. Es por ello que se requiere de otros elementos para consentir de que el niño tiene diarrea:

  1. El cambio en la frecuencia y/o en la consistencia de las heces es nuevo o súbito
  2. Este o estos cambios se acompañan de molestias
  • Dolor abdominal, usualmente tipo cólico
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Fiebre
  1. Otras características no regulares de las heces
  • Heces muy fétidas
  • Heces con moco
  • Heces con sangre

La madre o el padre, o la persona encargada del cuidado del niño tiene que observar cuidadosamente por una serie de datos y características que ayudan al clínico a sospechar con bastante precisión la causa e importancia de una diarrea./em>

En la edad pediátrica y sin menospreciar causas serias de diarrea aguda, la diarrea suele ser de origen viral o por razón del tipo de alimentos ingeridos. En ciertas localizaciones geográficas o frente a ciertas condiciones ambientales nuevas o severas, un brote de diarrea tiene que ser investigado por otra etiología para asegurar que no hay un origen bacteriano o bacilar de la misma. Esto es importante porque esta etiología obliga a un manejo o tratamiento diferente, con fármacos y observación muy estrecha para evitar complicaciones.

¿Cuándo llamar al pediatra?

  • Cuando la frecuencia de las deposiciones va en aumento
  • Cuando la diarrea es como agua
  • Cuando aparece sangre en las heces
  • Cuando hay dolor abdominal recurrente y frecuente
  • Cuando se complica la diarrea con vómitos
  • Cuando se presenta fiebre superior a los 39ºC
  • Cuando el niño se le nota muy decaído, que no responde órdenes o evita comunicarse
  • Cuando no se produce orina por más de 6-8 horas
  • Cuando la diarrea aún persiste sin cambios después de 48 horas de tratamiento y manejo iniciales

Manejo inicial de la diarrea

  • Doctor, mi niño tiene diarrea, ¿qué le doy?

Al paciente con diarrea aguda,

  • no se le medica, se le investiga
  • no se le da nada, se le quita

¿Qué o cómo se investiga? Ante cualquier diarrea lo importante y urgente es conocer la causa de la diarrea. Es por ello que un par de exámenes con las deposiciones aguadas deben solicitarse tan pronto se conoce sobre la diarrea:

  • leucocitos en las heces
  • parásitos en las heces

Si estos exámenes iniciales sugieren más investigación, entonces se pueden solicitar, delas mismas heces:

  • una prueba por Norovirus y por Rotavirus, si hay vómito y fiebre con la diarrea
  • un cultivo, si hay leucocitos, en el frotis de las heces

Es innecesario y costoso solicitar algún examen de la sangre en un paciente con diarrea aguda, que de más información que la historia clínica, el examen físico y los exámenes de las heces que hemos señalado.

¿Qué o como se maneja inicialmente? Lo primero es permitir

  • reposo al intestino para aliviar su irritabilidad.  Esto significa dejar unas horas, entre 4-6 horas, sin ningún líquido ni alimentación.  Mientras no haya vómitos o fiebre muy alta y sostenida, es muy difícil deshidratarse con solamente diarrea

Lo segundo es

  • solo ofrecer líquidos o alimentos que no aumenten la irritación de la mucosa intestinal ya inflamada.  Después de ese tiempo de reposo se inician líquidos claros y con electrolitos, como son el Pedialyte o las sales hidratantes, agua de arroz.  Se evitan los colorantes, los productos lácteos, los cítricos y los alimentos estimulantes o grasos por 36-48  horas, por lo menos. Se pueden comer verduras y vegetales, frutas no ácidas o no cítricas y carnes blancas después de las primeras 24 horas.  La dieta regular se reinstala una vez las heces ya son formadas y no hay síntomas o molestias asociadas con la diarrea.

Si nada de esto funciona, si observa a su niño más enfermo o si Ud. está muy preocupada: lleve su niño a la consulta con su pediatra.

No es recomendable dar antidiarreicos a los niños o antiespasmódicos para calmar el dolor abdominal, sin conocer siquiera la causa de la diarrea o haber examinado al paciente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.