«The Truth About Vaccination», maldad y falacia

Hijos de parejas homosexuales
24 abril, 2017
¿Vacunas? homeopáticas
28 abril, 2017

«The Truth About Vaccination», maldad y falacia

Antes de considerar cualquier información sobre vacunas y vacunación en el Internet, verifique que el sitio es veraz y que se actualiza regularmente. Por ejemplo, los contenidos que se encuentran y leen el sitio del CDC (Center for Disease Control, de los EEUU) son escritos por expertos en cada campo, previa investigación exhaustiva y los que revisan estos documentos son médicos e investigadores.

 

Rayamos en el terreno del crimen, en no pocas ocasiones cuando desinformamos, con o sin malicia, sobre asuntos de las vacunas y las inmunizaciones. En particular cuando se hacen presentaciones de tipo emotivo para marear al auditorio y luego entregar el o los venenos, como decir que, los investigadores y los médicos somos subvencionados por la industria de las vacunas. Difícil de metabolizar porque mi introducción a las vacunas y a las vacunaciones se hizo en la escuela de Medicina y, todas las escuelas de Medicina en todas partes del mundo, enseñan el estado del arte con respecto a este asunto y su homogeneidad es particularmente obvia.

 

Claro que hay médicos que están en contra de las vacunas y de la vacunación. Pero no todos cabemos. No cabe la mentira y la desinformación. No cabe la incoherencia que crea alguien que debió estudiar a cabalidad sus lecciones de Medicina. Y, me queda a mí siempre el interrogante de ¿cuándo se disgustaron estos colegas con las enseñanzas de sus escuelas de Medicina?, o ¿cómo contestaron a las preguntas de Boards con respecto a estos tópicos? Para lograr el título de médicos y para tener éxito en los exámenes de especialidad, debieron contestar correctamente y no subjetivamente; y si contestaron lo aprendido y enseñan lo contrario, engañan.

 

Después de leer a Ty Bollinger en The Truth About Vaccinations, una persona quien se jacta de que rehúsa la quimioterapia, la radiación y la cirugía como tratamientos más efectivos contra el cáncer, puedo afirmar que también manipula con pretensiones oscuras las estadísticas sobre el comportamiento de algunas enfermedades: la tos ferina (pertusis), el sarampión y la difteria, y su relación con la introducción de las vacunas respectivas a la población norteamericana.

 

Por razones obvias solo voy a presentar la epidemiología de la tos ferina, para rebatir la mal intencionada e irresponsable propaganda contra las vacunas que hace este señor. Tengo que confesar que no pude aguantarme la perorata de una larga hora que introduce a los curiosos a la película documental del mismo nombre. De verdad que no se trata de aplaudir la libertad de expresión sino de condenar la asociación para delinquir.

 

Presenta este señor 3 gráficas de las muertes en EEUU en diferentes años por Pertussis (tos ferina), Measles (sarampión) y Diphtheria (difteria). Una flecha señala el año en que las vacunas respectivas fueron introducidas, para recalcar que ya la mortalidad venía descendiendo a los niveles más bajos, cuando las vacunas se introdujeron; y, con ello, no darle mérito a la vacunación por la disminución de la mortalidad por estas enfermedades infecciosas.

 

Volviendo a la tos ferina, la curva se detiene en el año de 1949 cuando las muertes por esta enfermedad ya están alrededor de 2:100,000 habitantes, según la gráfica presentada. Sin embargo, no revela las figuras correspondientes a números de casos de tos ferina, que indican mejor la situación de la enfermedad con respecto a medidas poblacionales como la vacunación (ver gráfica), sino que se vale de curvas de mortalidad cuando la mortalidad no indica el efecto de la vacunación sino la disponibilidad de recursos para mejorar la sobrevida. En otras palabras, para entender el papel protector de las vacunas, lo que se analiza es la disminución del número de casos y no de las complicaciones de la infección. Hacerlo, como lo hace este señor, es malicia y manipulación.

La tos ferina es una infección respiratoria bacteriana causada por un bacilo Gram-negativo, la Bordetella pertussis. La severidad de la enfermedad es muy alta entre lactantes y preescolares. Se caracteriza por accesos imparables o paroxísticos de tos y puede durar semanas. Entre sus complicaciones más temida están las hemorragias cerebrales y pulmonares en los niños más pequeños.   Se la conoce como “la quinta” porque los accesos de tos se solían apreciar cada 5 horas.

 

Antes de que la vacunación fuera amplia, se calcularon entre 115,00-270,000 casos anuales en los EEUU y unas 5,000-10,000 muertes cada año. Estas cifras representaban aproximadamente 150 casos y 6 muertes por cada 100,000 habitantes. La vacunación se inició en 1940 y en 1976 se logró el nivel más bajo de infección con 1,010 casos. Los cálculos arrojaron una reducción en la incidencia anual de 99% con la utilización de la vacuna. Sin embargo, ahora hemos ido observando un ascenso del número de casos por año (25,000 casos en el 2004, tan alto como en 1959) por razones varias, entre ellas, casos en niños mayores y adultos. Por esto es necesario revacunar en poblaciones especialmente a riesgo para infectar a niños menores, como son las madres embarazadas, el personal de enfermería y médicos que trabajos con recién nacidos, los padres y los hermanos de niños por nacer.

 

Es importante entender qué significa ser una enfermedad endémica. No es más que un enfermedad que siempre está entre nosotros, a diferencia de una epidémica, que se revela por números superiores a los esperados. La tos ferina es una enfermedad endémica, que ocurre a cualquier edad: siempre está y estará con nosotros, que tiene picos epidémicos cada 2-5 años, típicamente cada 3-4 años. Además es altamente contagiosa al punto de que más del 90% de personas susceptibles que estén en contacto con la enfermedad, enfermarán.   La vacunación persigue proteger a los niños más pequeños, los más vulnerables de complicaciones y muerte. Por eso, se vacuna a niños y a adultos.

 

Aunque antes de la introducción de la vacuna se conocían casos de reinfección en adultos, estos no se pudieron comprobar. Hoy sabemos que sí ocurre reinfección tanto en personas que sufrieron la enfermedad como entre los vacunados. Es más, en Alemania el diagnóstico de tos ferina en adultos es en poblaciones que sufrieron la infección natural de niños.   Por eso las nuevas campañas de revacunación periódica, el caso más puntual, entre las mujeres embarazadas después de las 27 semanas de embarazo con cada embarazo.

 

No es necesario mirar con seriedad a las otras curvas también manipuladas para desinformar o validar detestables conductas anti vacunas, incluso de partes de médicos que no honran su compromiso con la salud. Pero, es necesario dar un toque final de la situación global de la tos ferina: en el mundo no desarrollado, en desarrollo, la OMS (Organización Mundial de la Salud) indica en 1992 que, 850,000 niños de los 110 millones de nacidos anualmente una década anterior, murieron por la tos ferina antes de alcanzar su 5º aniversario de vida.

 

En 1994, la OMS estimó que la tos ferina produjo:

 

– 40 millones de infecciones

– 5 millones de neumonías

– 360,000 muertes

– 50,000 casos de secuelas neurológicas

 

 

En 2002

 

  • 45 millones de infecciones
  • 301,408 muertes

 

 

En 2008

 

  • 16 millones de infecciones
  • 95% en países en desarrollo
  • 195,000 muertes

 

 

Las campañas de vacunación son costosas y los pobres, en los países pobres, tienen menos accesos a ellas a pesar de esfuerzos ingentes. La contribución a estos números por parte de las irresponsables y cuasi religiosas campañas anti vacunas, se desconoce, pero no es pingüe.

 

 

 

 

 

 

 

 

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.