ZIKA, CHIKUNGUNYA Y DENGUE: REPELENTES

Influenza: lecciones de un brote
27 junio, 2016
Identidad de género
12 julio, 2016

Repelentes de insectos en tiempos de zica, chikungunya y dengue

 

En un “mosquito country”, donde los vectores Aedes aegypti y Aedes albopictus infestan nuestro país y región, la transmisión de las infecciones zica, chikungunya y dengue tienen su mejor vehículo.

 

No hay vacunas disponibles para estas plagas, de tal forma que prevenir o protegerse de la proliferación y de la picaduras del mosquito se constituyen en las mejores armas.

 

No coleccionar aguas limpias no es reemplazada por ningún insecticida para contener la reproducción y proliferación de los mosquitos. Limitar las actividades de patios en zonas infestadas es del sentido más ausente, el sentido común. Usar mallas en ventanas y puertas, vestir de mangas y pantalones largos -difícil tarea en el trópico nuestro-, utilizar mosquiteros sobre las camas y cunas de los niños, o en los coches de movilizarlos o pasearlos, y utilizar repelentes de insectos están entre las medidas para prevenir las picaduras.

 

Los repelentes deben conocerse para evitar la toxicidad temida o un uso inútil. Hay productos que no son nocivos pero cuya eficacia no ha sido probada. Entre ellos: la citronela, el aceite de soya, el aceite de peppermint, el aceite de geranio y el de cedar.

 

De eficacia probada están el DEET (N,N-dietil-meta-toluamida), picaridin, PMD o IR3535. Sin embargo, registros del uso en niños ha sido limitado. Para considerar eficacia se requiere que el producto idealmente lo sea en un grupo amplio de insectos y artrópodos, que el efecto sea duradero, que no irrite la piel y que no sea tóxico ni por contacto ni por aspiración, que cosméticamente sea aceptable, químicamente estable, que no manche ni la piel ni las ropas, y que su costo sea propio a su eficiencia, es decir, que sea costo:eficiente.

 

DEET es recomendado en concentraciones de 30% para niños (existe en concentraciones que van de 5% a 100%) y no hay evidencias que concentraciones arriba de 50% sean más eficaces. En 14 infantes y niños pequeños –menores de 8 años de edad- pudo inducir daño cerebral por la exposición prolongada o su ingestión, pero esta información ha sido difícil de explicar y pudo ser que la encefalopatía en estos niños estuviera relacionada a factores no bien resueltos. Reacciones irritantes al contacto con los ojos y la piel han sido reportados. Daña la ropa y los plásticos. DEET no es DDT. Es el repelente más popular en los Estados Unidos.

 

IR3535 existe en concentraciones de 7.5% a 20% pero para mosquitos solo en concentraciones altas se ha notado su eficacia. Las concentraciones de 7.5% no son efectivas.

 

Picaridin se encuentra en concentraciones de %5-20%. Se recomienda usar concentraciones de 10% en los niños. Es muy eficaz, no ha demostrado toxicidad y no daña la ropa.

 

Aceite de eucalipto no se recomienda en niños menores de 3 años de edad.

 

Catmint y otros aceites esenciales tienen muy limitada capacidad de protección y su eficacia se asocia al uso de concentraciones altas que resultan irritantes para la piel.

 

Recomendaciones especiales

 

  • Ellos deben aplicarse solamente a la ropa y a las áreas de piel descubiertas
  • Deben dejarse para cuando se está fuera de la casa, en áreas abiertas, de tal forma que se disminuya o evite la inhalación de ellos
  • Deben removerse de la piel, con agua y jabón, tan pronto los niños regresan a la casa
  • La ropa debe lavarse después de usada para que esté limpia del repelente para su próximo uso
  • Los padres deben leer cuidadosamente las instrucciones de su uso, antes de aplicar estos repelentes a sus hijos y a ellos mismos
Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario