Marihuana, después de la legalización

Baja estatura: ¿cuándo tratar con hormona de crecimiento?
17 julio, 2017
Drogas: despenalizar no es legalizar
23 julio, 2017

Cuando el estado de Colorado, en los Estados Unidos, legalizó el consumo de marihuana, no solo legalizó su uso recreativo -si por recreativo consideramos algo saludable que reconstituye y distrae- sino su abuso.

 

Legalizar un instrumento que produce daño, enfermedad y muerte no debe extrañarnos en una sociedad que se sacude entre conservadora y liberal, entre cerrada y abierta para la sexualidad e incluso para las libertades, que aún discrimina contra los negros, los latinos y los pobres, que acoge a millonarios aunque sean criminales y ladrones, a dictadores sanguinarios cuando no les encuentran otros países para protegerlos, que en sus confesiones interiores favorece un estado menos laico y más religioso, que se va a los extremos con la facilidad del viento.

 

¿Pero qué ha ocurrido en Colorado desde la legalización de la marihuana en enero de 2014?

 

Colorado despenalizó la marihuana en 1975 después de una década de opiniones, la aprobó para uso médico en el año 2000 y el 6 de noviembre de 2012, los electores votaron a favor de su legalización, que se dio 14 meses más tarde. El argumento para despenalizarla no fue considerar la adicción como una enfermedad y al adicto como un enfermo que requiere atención médica y no cárcel, sino los gastos que ocasionaba al erario la validación o “enforcement de las leyes contra su uso.

 

El uso de marihuana en Colorado es legal solo para adultos de 21 años de edad y más, quienes:

 

  • solo pueden poseer hasta 6 plantas de marihuana , con no más de tres que ya estén floreciendo, en un lugar privado y bajo llave
  • solo pueden tener en su posesión marihuana que provenga de su propia cosecha
  • solo pueden viajar con un máximo de 28 gramos (1 oz) de esa marihuana
  • solo puede regalar no más que una onza de marihuana a mayores de 21 años de edad
  • su consumo y consideraciones para otras ofensas a la ley, como las de conducción de autos, sigue las mismas líneas que las dadas para el consumo de alcohol
  • su consumo en público también ha sido aprobado
  • se han dado las pautas para dar licencia a los cultivadores y a quienes lo manufacturen, pero solo para uso en el estado de Colorado
  • ha regulado lo concerniente a su venta en público

 

Es importante señalar que el uso legal de la marihuana se ha aprobado en 26 estados de los Estados Unidos. Es temprano todavía para conocer los resultados de esta medida legislativa pero vale preguntarse ¿cuánto se gasta ahora el estado de Colorado, por ejemplo, validando o “enforcing” esa legislación?, porque ese fue el argumento contra mantener la prohibición, los costos. Lo que sí conocemos hasta ahora, lo enumero a continuación:

  • registros para consumo de marihuana
    • 2008 4,819
    • 2014 115,467
  • dispensarios para ventas
    • 2008 500
    • 2014 809
  • ventas en 2014 700 millones de dólares
  • ventas en 2016    1,100 millones de dólares
  • Impuestos fiscales**
    • 2015-2016 42.5 millones de dólares
  • 70% más de llamadas por intoxicación al Rocky Mountain Poison and Drug Center
  • aumento de consultas por intoxicación aguda en cuartos de urgencia de hospitales
  • 9 millones de personas de 12 años de edad y más han usado marihuana en el mes anterior a una encuesta hecha en el 2014
  • 47% más entre jóvenes y adolescentes en comparación con el año 2008
  • disminución de los arrestos y encarcelamientos por consumo de marihuana
  • fatalidades por accidentes de automovilismo no han cambiado
  • mayor número de conductores en accidentes de tráfico resultaron positivos por marihuana
    • en Washington
      • 2013 7%
      • 2014 13%
    • Intoxicación accidental en niños aumentó en Colorado pos legislación favorable
    • Percepción de que la marihuana es peligrosa para la salud ha disminuido

** que se dieron a los programas de escuelas y educación del estado de Colorado

 

         Mi lectura es:

  1. No se aprecian los daños de la marihuana porque se desconocen las estadísticas
  2. El daño entre los jóvenes y los adolescentes no se puede medir inmediatamente, los resultados aparecen varios años más tarde, y esto da un falso sentido de lo inocuo
  3. La legalización del uso de marihuana no es una medida que resuelve sino que agrava el aspecto higiénico o de salud pública del tráfico y consumo del estupefaciente
  4. La tragedia humana: social y familiar, no se ha resuelto con la legalización de la marihuana
  5. Ahora se pueden amasar fortunas en manos de ciudadanos que no son delincuentes, los nuevos empresarios de la droga, con la satisfacción impositiva del Estado o Gobierno, y sin haber disminuido significativamente ni la enfermedad ni la muerte por el consumo ilegal
  6. En ese sentido, el experimento del Uruguay que comenzó esta semana, deja todas las ganancias en manos del Estado o Gobierno
  7. No es suficiente logro disminuir las muertes entre los traficantes y sus empresas delictivas, pero eso está por verse porque la diversidad del delincuente para otros negocios, seguirá y con ello, la avaricia por el dinero y el desprecio por la vida humana
  8. No es ético hacer dineros para la educación pública, de fuentes que son dañinas al ser humano –aunque sean legales- como los de los impuestos al alcohol y a la marihuana.   22/07/2017

 

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.