JMJ 2019 Panamá

Diciembre 20, 1989
20 diciembre, 2018
niños que ensucian la ropa interior
24 diciembre, 2018

La Jornada Mundial de la Juventud es una actividad religiosa cuya responsabilidad organizativa es de la Iglesia Católica, específicamente el Pontificio Consejo para los Laicos, en el Vaticano.  La Iglesia Católica Panameña colabora con dicha organización.  Es una jornada de reflexión, como lo es anualmente,  la Marcha de la Vida, de los jóvenes judíos.

 

En todas partes donde, desde hace 35 años, se llevan a cabo estos encuentros de multitudes de jóvenes de la fe católica, estos han sido fenómenos de fe, de reflexión, de cultura y turísticos. En todas partes, han tenido críticas fundadas e infundadas, de parte de personas que las conocen y de parte de personas que las desconocen, de religiosos y de laicos, de creyentes y agnósticos y ateos.  Nada nuevo bajo el sol. En todas partes han sido un éxito.

 

Estos encuentros no persiguen ni dañar las economías de los estados sedes ni es su propósito que sean una palanca para rescatarlas o mejorarlas.  Lo que resulta en el campo de finanzas y economía, viene por añadidura. Pero todas han dejado recaudaciones favorables para los países que las acogieron.  En Brasil se recaudaron 12 veces cada real invertido (1,800 millones de reales o $784 millones de dólares)[1].  En España[2]se recaudaron 354millones de euros.  En Croacia, los hoteles hicieron más de 70 millones de euros, los comercios pequeños más de 60 millones, el transporte 20 millones y el sector de la construcción y el inmobiliario, 10 millones de euros cada uno[3].  Vuelvo y repito, la Jornada Mundial de la Juventud no es para traer dinero al país sede.

 

Lo que sí me opongo a proliferar como una sana  “preocupación” es que los peregrinosque vienen son delincuentes a llenarse las manos de lo ajeno, o ávidos de dejar muchachas embarazadas.  Eso me parece de una simpleza irreverente y hasta maligna.  Son jóvenes entre 15 y 30 años como tus hijos o tus sobrinos o tus nietos.  Algunos con recursos económicos cómodos, otros, restringidos pero vienen como  han ido a otros encuentros, en un intercambio cultural a fortalecer su fe.

 

Hoy, en la ciudad de Panamá, hay un número significativo de voluntariosextranjeros junto a los nacionales trabajando hombro con hombro para el éxito de las jornadas.  Trabajan en las inscripciones, los arreglos con el transporte, la alimentación y los seguros para los jóvenes peregrinos.  Esos voluntarios incrementarán significativamente el próximo mes. Todos pagan para ser voluntarios, no es que vienes de voluntario para no pagar.  Pagan su alimento, su transporte, su seguro.  El techo se les da en escuelas o casas que se han ofrecido para ello.  Los peregrinostambién pagan, compran por adelantado su alimento, seguro y transporte a través de “paquetes” asequibles a sus recursos. Su techo es el de las casas de acogida, que hemos ofrecido para ello. Muchos llenarán las calles andando y los sitios de alimentación se quedarán sin alimentos temprano.  La ciudad estará para que la ocupen los peregrinos.

 

Los peregrinos vienen a escuchar. Los turistas vienen a ver. Los peregrinos pagan por venir y se les tiene casa y ya han pagado por comida, transporte y seguro. Los turistas se hospedan en hoteles del número de estrellas que pueden comprar y restaurantes nacionales o de cocina internacional, van a playas y sitios de diversión, algunos de oración, y  hacen todo o casi todo lo que hacen los turistas en el mundo y sus gastos pueden ser o no suntuosos, muchos viajan sin seguro y su transporte es un carro de alquiler. Preguntemos al comercio de habitaciones, de restaurantes, de transporte y de seguros cómo les está yendo con la próxima Jornada Mundial de la Juventud en la ciudad de Panamá.

 

Esto no quiere decir que después de las duras críticas y las aseveraciones sin conocimientos la marea vaya a bajar.  Ojalá no nos caractericemos por ser inhóspitos ciudadanos de aldea o juguetes electoreros. El hostigamiento a los peregrinos sería detestable.  El asalto a los turistas en todo momento es horroroso.  Las observaciones sin sesgos, que obedecen a la experiencia y al conocimiento de cada uno, son elementos que todos favorecen lleguen en su momento y con tiempo, sean dulces o amargas.  Las controversias por el uso de dineros públicos son lógicas, particularmente cuando se desconocen muchas cosas o se conoce pocas.  A la Iglesia panameña le viene bien hacer al final de la Jornada una memoria científica sobre todo lo relacionado con ella.

 

Los trabajos de preparación de la Jornada Mundial de la Juventud de Panamá se caracterizan por su entusiasta voluntariado.  (Entra a www.panamá 2019.pa)  Y saben algo, los voluntarios lo hacen alegres, contentos, sin esperar nada a cambio excepto la satisfacción de estar allí para algo grande en la vida de los creyentes. 23/12/2018

[1]https://es.wikipedia.org/…/Jornada_Mundial_de_la_Juventud_2013

 

[2]htps://www.conferenciaepiscopal.es/impacto-economico-de-la-jornada-mundial-de-la-juventud

[3]https://nck.pl/upload/…/JMJ%20Cracovia%202016%20Informe.pdf

 

 

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.