Transgénero y género inconforme

Educación de la sexualidad, un asunto de Derechos Humanos
15 agosto, 2016
Padres de inconformes con su género
20 agosto, 2016

Niños y jóvenes inconformes con su género

 

Algunos niños identifican su sexualidad con el sexo que no es aquel que se les asignó al nacer, y muchos de ellos tienen intereses, juegos y formas de distraerse y comunicarse que coinciden con el otro género. Pero hay otros niños que ni siquiera se identifican con ninguno de los géneros masculino o femenino. Para los padres, el interrogante es si esto es apenas una fase normal del desarrollo de los niños. Puede serlo, pero es difícil responderlo desde el inicio de las primeras observaciones.

 

Al nacer, son los genitales externos: la vulva en la niña y el pene y escroto, en el niño, los que “identifican” la pertenencia sexual. Esto es lógico porque el sexo anatómico es la forma inmediata de diferenciar al varón de la hembra, al hombre de la mujer. Sin embargo…

 

Sin embargo, el equipaje genético, por ejemplo, tiene sus códigos y el varón debe tener sus cromosomas sexuales como XY, mientras que la hembra, los presente como XX. Variantes de este equipaje producen situaciones diversas de orden médico y psicológico y sociológico que no pueden despreciarse.   Estos equipajes solo se conocen y reconocen con el estudio genético de sus cromosomas, lo que llamamos, el cariotipo.

 

Pero también hay una sexualidad que desconocemos en los primeros momentos de la vida, y, que viene impresa en el cerebro humano. Responde a la masculinización o a la feminización del cerebro. Esto es lo que dirigirá la preferencia sexual del individuo, como su identidad sexual.

 

En una sociedad cerrada que no permite el avance del conocimiento -por las razones que sean- es muy difícil no solo aceptar estas verdades sino que, también, es muy difícil que se permita divulgar estos conocimientos. Y esto no es nada nuevo. Las historias dolorosas y vergonzosas de esta negación se han dado a través de los siglos, y se siguen dando 21 siglos más tarde del nacimiento de Jesucristo.   Los fundamentalismos religiosos y políticos son su eje.

 

Para algunos jóvenes o niños, el deseo de identidad con el otro género puede ser temporal; para otros no lo es.   Se les conoce como inconformes con su género. En la adolescencia o en la edad adulta, algunos de ellos conforman lo que hoy se conoce como transgéneros, es decir, se identifican siempre con el género que no corresponde a su sexo de nacimiento. Muchos de ellos crecen más tarde con alguna de las orientaciones sexuales conocidas como: homosexuales, lesbianas o bisexuales (atraídos por el mismo género o ambos, y no solo el sentimiento de ser de un género diferente).   No existe forma de conocer cómo resolverá el niño o el joven esta “inconformidad con el género”, lo que dificulta su manejo por los padres, que deben asegurarle a todos sus hijos un lugar donde vivir seguro y digno, donde cada uno se siente amado sin condiciones.

 

Las investigaciones sobre este asunto sugieren que aquellos niños que son persistentes, consistentes e insistentes en su identidad sexual son los transgéneros de la vida adulta. La investigación científica sugiere que se nace con la identidad de género y que ésta NO PUEDE SER CAMBIADA POR NINGUNA INTERVENCIÓN. A los hijos hay que aceptarlos y quererlos y que ellos se sientan aceptados y queridos.

 

  • Si su hijo adolescente se ha identificado con el género diferente desde temprana edad, él o ella no cambiarán nunca esta forma de identificarse
  • Algunas veces un joven que tempranamente se identificó con otro género podría cambiar lo que creía ser su identidad. Suele ocurrir entre los 9-10 años de edad. No se puede determinar aún si esto ocurre porque se trate de “fase de su desarrollo” o porque esconda sus sentimientos por presiones sociales o de grupo
  • La pubertad es otra edad donde la identidad de género se pone a prueba. Algunos de estos púberes no mostraron evidencia alguna de preferencia o identidad de género que fuera disímil con su sexo anatómico, pero con el inicio del cambio de su cuerpo se empiezan a sentir diferente. Es útil permitirle a ese púber o adolescente que explore su identidad de género con la ayuda de un terapeuta o consejero especializado que, además le ayude a apoyarlo en su disyuntiva de transgénero.
  • En algún momento el muchacho o muchacha que es un género no conforme hará su tránsito definitivo, que se lleva a cabo de formas diversas y distintas entre ellos, y en ello requiere el apoyo de su familia
    • Algunos hacen la transición relativamente temprano usando las ropas que corresponden al género con el que se identifican y hasta cambiando su nombre o su pronunciación
    • Hay tratamiento médico para bloquear los signos de pubertad asociados con el sexo biológico durante la adolescencia. Se les conoce como “bloqueadores de la pubertad” y previenen la aparición de las características sexuales secundarias como son el vello facial, el cambio de voz, el desarrollo de las glándulas mamarias y la talla. Esto permite mayor tiempo para que el individuo y su familia tomen la decisión sobre los siguientes pasos a seguir para la transición
    • Más tarde en la adolescencia, el adolescente escoge el manejo médico y hormonal que asegure la mejor transición para su identidad
    • Algunos adultos pueden escoger tratamientos quirúrgicos. Aquellos que durante la pubertad optaron por “bloqueadores de la pubertad”, no requieren procedimientos quirúrgicos para revertir los cambios de la pubertad
    • Además del terapeuta o consejero en asuntos de género, un pediatra endocrinólogo puede ofrecer sus conocimientos para el manejo de la terapia hormonal en los más jóvenes

 

 

 

 

*Con extractos de healthy children.org, de la Academia Americana de Pediatría: Gender Non-Conforming & Transgender Children

 

 

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario