Medios electrónicos para su bebé, sí o no

Fecha de expiración
26 diciembre, 2016
Muerte de cuna y muertes en la cuna
28 diciembre, 2016

Children need more laps than apps” (“los niños necesitan más compañía que compañías) nos recuerda el Dr. Dimitri Christakis, del Center for Child Health, Behavior and Development, en Seattle, Washington. Y, “está bien que la familia permanezca tecnológicamente lenta, porque los niños se actualizarán, al entrar a las escuelas”, señala la Dra. Jenny Radesky, experta en desarrollo y comportamiento del CS Mott Children’s Hospital de Ann Arbor, Michigan.

 

Si bien es cierto que hacia los 18 meses de edad el desarrollo cognitivo y la capacidad de atención del niño ya han llegado a un punto que les permite sacarle ventaja a los medios electrónicos, ésta no es la edad para iniciarlos. Es un error encontrar en las tabletas y los teléfonos celulares, en los cientos de aplicaciones para estos equipos, o en la televisión, a la niñera que los mantiene distraídos o alejados de las travesuras o que reemplaza a la madre, a los padres y a la familia. Estos elementos también le alejan, a tan tempranas edades, de la compañía que ellos anhelan tener y necesitan tener para alcanzar un desarrollo humano apropiado. Sin embargo, además de efectos nocivos, el uso de medios electrónicos interactivos o sociales también pueden tener efectos favorables dependiendo su contenido, la edad a la que se distribuyen, el tiempo que se le dedica.

 

Comparto el consejo de la Academia Americana de Pediatría (AAP) en el sentido de que antes de los 2 años, los niños no deben exponerse a equipos ni a programas electrónicos. Y, a partir de los 2 años y hasta iniciar la escolaridad, no debe permitirse más que una hora diaria de una exposición sana y de alta calidad. Es difícil en hogares donde se tienen como parte de sus haberes de distracción o trabajo. En EEUU 4 de cada 5 hogares tienen vídeos-juegos. ¿Qué es un programa de alta calidad? La AAP recomienda que los adultos conozcan los programas y los discutan con sus hijos pequeños. No se trata de dejarlos abandonados en este cuarto acondicionado para ello, y dedicarse a otras labores también importantes. Hay que estar allí. Cada programa le ofrece a los padres dar una lección, hacer docencia sobre valores y principios.

 

Pero hay situaciones o excepciones que merecen la decisión informada de los padres. Nadie puede estar en contra de una llamada y conversación de un padre o madre con sus hijos pequeños, por Skype o Face-Time. Es una forma, dice la AAP de establecer y fortalecer el apego entre los miembros de la familia, cuando no es posible la interacción más eficaz, la de persona a persona o en persona.

 

Hace 4 años, adolescentes entre los 14 años y los 17 años, “chateaban” una media de 100 textos diarios. Ud. puede preguntarse ¿cuándo estudian?, o mejor, ¿cuándo hacen algún deporte o actividad física?, tan necesarias para el desarrollo y crecimiento sanos. Pero, y, ¿qué de los aspectos negativos de una vida sedentaria o de una arbitraria y comercial educación por internet de asuntos tan sensibles como la sexualidad, la violencia, la competencia desleal o la ética en las relaciones humanas?

 

Todo niño en crecimiento necesita por lo menos una hora diaria de actividad física, algo que no entiende el sistema escolar nuestro donde los deportes o la Educación Física no son materias pilares sino secundarias o para que el estudiante “descanse de las clases de verdad”. También necesita todo niño y adolescente dormir bien, entre 8-10 horas diarias en la noche, no 2-3 horas en la noche y 5-6 horas sobre la silla de su salón de clases. Y, no menos importante, a la hora de las comidas: d e s c o n e c t a r s e para c o m p a r t i r con el resto de los que están en la mesa. Ahora, si los padres no lo hacen, ¿qué esperan de los hijos? No es infrecuente el cuadro de la cena electrónica: todos con su celular, chateando o hablando, alrededor del señor.

 

El hecho de que lo mencione al final de esa información no significa que son menos importantes otros de los efectos adversos o negativos de la exposición temprana, prolongada y larga a los medios electrónicos. La obesidad es uno de ellos, los trastornos del sueño, los trastornos de la atención, el aislamiento social, el bajo rendimiento escolar, la depresión, riesgos a la privacidad y a la confidencialidad, generación de contactos peligrosos.

 

Todo pediatra debe discutir estos asuntos con los padres de sus pacientes y con sus pacientes. 12/2016

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario