PAPILOMA HUMANA, el virus

VITAMINA D, para el recién nacido y lactante menor
7 mayo, 2016
PAPILOMA HUMANO, la vacuna
8 mayo, 2016

 

         “Matas a tu hija si se la pones”. Hoy se liberan expresiones como ésta, sin escalofríos, sin temor, sin medir distancia, y, mucho menos, sin reconocer el atrevimiento que la ignorancia engendra.

 

         Así se expresó con ofensa y desafío una madre a otra, cuando ésta le habló de que vacunaría a su propia hija contra el virus del papiloma humano. Hay que tener agallas para mentir así de fríamente o mucha desinformación para atreverse a revelar su analfabetismo médico.

 

         El virus del papiloma humano (HPV, por sus siglas en inglés) constituye un grupo de 200 virus relacionados entre ellos. Cada virus en este grupo se identifica con un número, precedido de la palabra tipo o cepas.   Existen más de 40 tipos del HPV que infectan el área genital de varones y de mujeres, de la piel y mucosas de personas infectadas a la piel y mucosa de personas sanas. Su nombre papiloma se refiere a verrugas, ya que algunos de estos virus –virus papiloma de bajo riesgo- producen lesiones verrugosas o verrugas. (llamados condilomas planos condylomata acuminata) en o alrededor del ano, la boca, nariz y garganta. Por ejemplo, el 90% de las verrugas genitales son producidas por 2 tipos o cepas de HPV, los tipos 6 y 11, virus de bajo riesgo. Otros tipos del virus producen cáncer, estos son HPV de alto riesgo, que a nivel mundial son los responsables del 5% de todos los cánceres. El más familiar es el cáncer femenino, cérvico uterino, letal, y producido por 12 de las más de 200 cepas de virus del papiloma humano. De esas 12 cepas, la mayoría son las cepas 16 y 18.

 

Entre los varones, este virus del papiloma humano es hoy la primera causa del cáncer buco-faríngeo y amigdalino, posición que hasta hace poco ostentaba el cigarrillo y el hábito de fumar.

 

         En Estados Unidos se calcula que existen arriba de 80 millones de infectados actualmente y alrededor de 14 millones nuevos se infectan cada año. Esto significa una de cada 4 personas. Antes de tener la vacuna disponible, entre 340,000-360,000 hombres y mujeres tenía verrugas genitales por el HPV y uno de cada 100 adultos activos sexualmente tenían estas verrugas en un momento dado. Con respecto al cáncer en las mujeres, se conoce que 17,500 se enferman cada año con alguna forma de cáncer relacionado con el HPV y unos 9,330 hombres. Muchos de estos cánceres se pueden prevenir con la vacunación contra el HPV.

 

         Este virus se transmite de persona a persona por contacto íntimo de piel a piel, de mucosas a mucosas, a través de secreciones de los genitales externos, es decir, el pene masculino y la vulva femenina. Es pués, una infección de transmisión sexual. Una infección que origina cáncer. Las relaciones sexuales genitales, anales u orogenitales son los vehículos para transmitir el HPV, la infección y la enfermedad. La transmisión genital y la transmisión anal son las más frecuentes formas de ocurrencia. Es por ello, que el efecto protector contra la infección lo produciría la vacuna que se haya puesto antes de contraer la infección o antes de iniciar las relaciones sexuales. No hay una prueba para conocer el estado de la infección y en mujeres mayores de 30 años se hace “un tamizaje”, una pruebe no diagnóstica sino discriminativa para investigar, en caso tal, si existe infección o enfermedad, por ejemplo con la prueba de Papanicolau en las mujeres o si el varón tiene verrugas en sus genitales. Muchas personas infectadas nunca dan una molestia.

 

       Toda persona sexualmente activa puede adquirir el virus del papiloma humano. No importa que Ud. haya tenido relaciones sexuales solamente con una persona en su vida. La infección por el HPV es la más frecuente de las infecciones de transmisión sexual. El HPV es tan común que se considera que prácticamente todos los adultos, hombres y mujeres, serán infectados por este virus.

 

         La infección por el HPV puede ocurrir sin que la persona infectada necesariamente tenga síntomas y hasta muchos años más tarde podrían aparecer los primeros síntomas de la infección, lo que dificulta conocer cuándo se adquirió. Ni siquiera en parejas que toda su vida, solo se han pertenecido el uno al otro, se puede tener la certeza de cuándo ocurrió el contagio.

 

         Estos hechos científicos suelen ser desafiados por posturas extremas de grupos que promueven la virginidad de la mujer y el varón o la abstinencia total hasta antes del matrimonio. Así como la recomendación médico científica no tiene viso político alguno, tampoco lo tiene del orden de las religiones.

 

         Veamos, la iniciación sexual en el Perú se produce en un 10% de los menores, a la edad promedio de 15 años, mientras en Jamaica abarca a un 37% en estas edades. Se ha calculado que en Latinoamérica, el promedio de edad para la iniciación sexual es entre los 16 y los 17 años de edad. En Estados Unidos y en Panamá, ya a la edad de los 9 años, niños y niñas se han iniciado en relaciones sexuales con prácticamente ninguna educación sobre los valores de la sexualidad y de la persona, los riesgo a su salud y a su educación, el impacto sobre sus futuros, su independencia y el de los productos de esas relaciones, ya sean hijos o enfermedades. Es por esto que se ha propuesto la edad de 9 años para iniciar la vacunación con la vacuna del HPV. No es ni se trata de conceder una licencia para el coito, como olímpicamente dicen algunos sin darse cuenta cuánto revelan de su ignorancia sobre estos asuntos.

 

         En la mayoría de las ocasiones la infección por HPV no produce problemas médicos, pero cuando el virus no desaparece, entonces sí puede producir problemas como las verrugas o el cáncer. Los tipos del virus que producen las verrugas no son los mismos tipos de HPV que los que producen cáncer. El cáncer no es solo del cuello uterino (casi todos producidos por el HPV) sino que también estos virus HPV producen cáncer de la vulva (50%), la vagina (65%), el pene (35%) o el ano (95%); en la faringe (70%), la base de la lengua y las amígdalas. El cáncer puede ocurrir muchos años o décadas más tarde de adquirida la infección. No conocemos por qué a unos les produce un cáncer y a otros no, aunque se sospecha mayor susceptibilidad en aquellos individuos con problemas de disfunción de su sistema inmunológico.

 

 

         ¿Cómo puedo evitar la infección por el HPV y los problemas que esa infección acarrea?

 

  1. Mediante la vacunación contra el HPV
  2. Si es mujer, con frecuentes evaluaciones ginecológicas que incluyen pruebas de tamizaje reconocidas, como el Papanicolau
  3. Si es sexualmente activo/a, use condones de latex de forma correcta cada vez que se tienen relaciones sexuales
  4. Siendo mutuamente monógamos

 

 

¿Quién se debe vacunar con el HPV?

 

  • TODOS los niños y niñas desde los 9 años de edad y hasta los 24-26 años de edad
  • TODO varón bisexual u homosexual
  • TODO hombre o mujer con problema inmunológico, p.ej. la infección por el virus de inmunodeficiencia humana (HIV)

 

 

 

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario