Libido y antidepresivos en adolescentes

La historia del signo de Ortolani
17 noviembre, 2015
MIGRAÑAS: LA DIETA
21 noviembre, 2015

Libido y antidepresivos en adolescentes

La libido y la función sexual frente a los inhibidores selectivos de serotonina ha sido pobremente estudiada y es hora de conocer mejor esta relación que puede entorpecer el valor terapéutico de medicinas y el cumplimiento con sus prescripciones. (Levine A & McGlinchey E: Assesing Sexual Symptoms and Side Effects in Adolescents. Pediatrics March 23,2015;DOI: 10.1542/peds.2014-3003)

 

La libido puede disminuir significativamente en adolescentes prescritos con inhibidores selectivos de serotonina o SSRI (fluoxetina o sertralina, entre ellos) para sus trastornos de ansiedad y ánimo. Éste es un efecto propio de la medicación y no de la condición psiquiátrica.   Por razón de ello, no pocos adolescentes varones dejan de tomar el medicamento que requieren para el control de sus síntomas. Sin embargo, nunca se cuestionan aspectos de la sexualidad de los adolescentes cuando se prescriben estas medicinas, esencialmente porque la ignorancia sobre la importancia de ello es crasa.

 

Mientras arriba del 50% de la población de adultos en algunos estudios han revelado efectos adversos sobre la libido y la funcionalidad sexual, en adolescentes no hay cifras, que deben ser similares. Incluso, la escala utilizada más frecuentemente para evaluar resultados en pacientes deprimidos, el Child Depression Rating Scale, no contiene preguntas sobre la función sexual. Ni siquiera se interroga sobre la excitación sexual, que se manifiesta en la masturbación, y que podría aplicarse a púberes. Curioso y alarmante comportamiento entre médicos y científicos, si se toma en cuenta que los estados depresivos afectan la libido y la función sexual.  

 

La evaluación basal de funciones permite una mejor monitorización de los síntomas que son propios del tratamiento con los SSRI, notablemente lo referente a la libido, a la excitación, a la duración del orgasmo y a la intensidad del mismo. Descubrir que el paciente sufre de alguna forma de disfunción sexual permitiría modificar el tratamiento e incluso escoger psicoterapia como el tratamiento de elección, si bajar la dosis del medicamento o cambiando a otro (Bupropion) no surte el efecto deseado.

 

Estudios sobre el comportamiento de los adolescentes con trastornos del estado de ánimo documentan tasas altas de sexo no protegido, con lo que se aumenta el riesgo de embarazos indeseados y de la adquisición de infecciones transmitidas sexualmente. Mientras los varones usan menos el condón y suelen intoxicarse con alcohol o con drogas estupefacientes cuando tienen sexo, las mujeres suelen tener múltiples parejas sexuales y tampoco se protegen durante las relaciones sexuales.

 

Es en la adolescencia cuando la sexualidad se manifiesta más intensamente y cuando se experimenta más: se explora más el sexo, los sentimientos y las sensaciones. Es una oportunidad también para intervenir apropiadamente y evitar las consecuencias indeseables de una actividad humana normal.

 

Es importante reconocer que los adolescentes aún hoy día, no conocen realmente qué es una función sexual normal. A partir de esta situación, ellos buscan entender si su sexualidad es normal o no lo es. En toda entrevista médica se hace necesario investigar “el estado de este estado”, válgase la redundancia. Algunos pediatras y psiquiatras de adolescentes, sin menospreciar el nato interés médico para el manejo de la ansiedad y la depresión en este grupo, consideran que sin tener información sobre los efectos sobre la sexualidad de los SSRI, estamos casi conduciendo “experimentos” no controlados, con los adolescentes.

 

Los autores presentan un cuestionario corto (Ver Cuestionario) sobre la evaluación de la sexualidad de los adolescentes que serían medicados para los problemas de su estado de ánimo. Creo necesario enfatizar que esta arista de la relación médico paciente no debe limitarse a estos pacientes sino a todos los adolescentes con quienes hemos establecido una relación confidencial y respetuosa en la práctica pediátrica.

 

 

 

Cuestionario para adolescentes

post pubertad 

 

Cuestionario general para toda la población   de adolescentes

 

  1. ¿Ha tenido Ud. relaciones sexuales con otra persona, incluyendo sexo oral o Ud. se masturba; y, si lo hace, hay algún aspecto que quiera que discutamos?
  2. ¿Tiene Ud. algún problema con sus sentimientos sobre su sexualidad o comportamiento?
  3. ¿Ha tenido Ud. la oportunidad de discutir estos asuntos en condiciones confidenciales y seguras para que Ud. se abra a la discusión?
  4. Si ha tenido relaciones sexuales con otras personas: ¿ha tenido o tiene sexo no protegido, incluyendo sexo sin condón o sin ninguna otra forma de contraceptivo?

 

Cuestionario para adolescentes con sospecha de sufrir trastornos del estado de ánimo

 

  1. ¿Ha experimentado Ud. un cambio en su libido (deseo sexual, interés o forma de pensar) recientemente?
  2. ¿Ha experimentado Ud. un cambio en su libido o cualquier otro efecto adverso sobre su sexualidad (por ejemplo, un cambio en su orgasmo) desde el inicio de sus medicamentos?

 

 

 

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.