Consumo de marihuana – Riesgo de salud

Trauma craneoencefálico
26 marzo, 2015
Cigarrillos electrónicos y nicotina líquida
26 marzo, 2015

Consumo de marihuana – Riesgo de salud

Referencia:  Holmes,R:The Health Risks to Infants and Children Exposed to Marijuana.AAP Grand Rounds. March 2015.vol.33No.3. www.aapgrandrounds.org

 

La marihuana es dañina a la salud del niño, del adolescente y del joven adulto. El daño es al cerebro y a las funciones del cerebro. No kidding.

Su descriminalización como la percepción de que su consumo –por razones sociales o médicas- no tiene riesgos, no solo ha aumentado tal consumo, sino que también ha bajado la edad a la cual se inicia a consumir. Esa percepción nace de diversos orígenes. Entre ellos, el hecho de que algunas personas con éxito revelan que de jóvenes fueron consumidores. Es probable que no lo fueron de forma prolongada. De que adultos que consumen tardíamente la marihuana tienen tanto menos tiempo de estarla consumiendo como mayor resistencia neuronal al daño. De que se le suele comparar con los efectos nocivos inmediatos, que son inferiores, a los del consumo del alcohol o la cocaína; o, de que no produce cáncer del pulmón, como se le reconoce al consumo del cigarrillo. Y, finalmente, a la celebración de que tiene usos médicos reconocidos, sin reconocerle que también el uso médico expone al abuso.

Su uso prolongado produce conductas antisociales, trastornos del aprendizaje y rendimiento escolar, desinterés, cambios en el comportamiento, impulsividad, frustración fácil, agresividad, violencia, depresión, ansiedad, alteraciones del sueño y del apetito, pérdida de la memoria, disminución y restricción del coeficiente intelectual.

Existe un sistema humano endógeno canabinoide por el cual el organismo produce sustancias similares al cannabis y que en la vida fetal regula la diferenciación de las neuronas inmaduras, ya sea a células maduras o a células gliales (glias); y, guía la migración de estas células a sus lugares o topografía de asentamiento definitivo en el cerebro. Cuando la madre consume marihuana durante el embarazo, las concentraciones de THC (delta9-tetrahidrocanabinol), el elemento psicoactivo canabinoide en la marihuana, simula los canabinoides humanos y afecta la función de ese sistema. El THC circular por tiempos más largos en el cuerpo porque alcanza concentraciones altas según el grado de consumo de la mujer embarazada o del individuo que consume. El THC por el consumo materno de marihuana altera el sistema endocanabinoide con lo cual afecta la maduración y la función del cerebro fetal y la liberación y toma de los neuro trasmisores, con lo cual se afectarán las funciones ejecutorias del cerebro. En el joven adulto altera el crecimiento, desarrollo y función del cerebro. Esto traduce toda la sintomatología que se observa con el consumo de marihuana en esas edades, descritas en párrafo anterior, y los cambios estructurales del cerebro joven.

Niños expuestos a la marihuana durante el período prenatal muestran desventajas en las pruebas de inteligencia a la edad de 6 años y signos de depresión a la edad de los 10 años. Su rendimiento cognitivo continúa siendo por debajo de lo estandarizado a los 14 años de edad. En los adolescentes y jóvenes adultos que consumen marihuana se observa una relación consistente entre el uso de ella y el desarrollo de depresión crónica y esquizofrenia. Estudios de imágenes revelan que aquellos que usan marihuana crónicamente presentan cambios estructurales del cerebro en áreas como el cuerpo estriado, el globus pallidus y el tálamo, las regiones afectadas en pacientes esquizofrénicos. Aunque no es claro el mecanismo que lo induce se considera que la depleción repentina de dopamina juega un papel en este fenómeno. El consumo temprano entre los adolescentes afecta la memoria, la atención la habilidad para pensar con claridad y asertividad, dificultad para concentrarse, aprender y tomar decisiones correctas.

Es puntual el rol que el pediatra desempeña en educar a los padres y a los pacientes en los riesgos que conlleva el consumo de la marihuana y que, por razones diversas, no se está haciendo correctamente.

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.