Conjuntivitis aguda, puntos sobre íes-

MYCOPLASMA!!!
19 septiembre, 2017
MARIHUANA, estadísticas recientes
21 septiembre, 2017
  • “póngale unas gotas de limón en cada ojo, para que no cambie el color”

 

Si Ud. cree que esta recomendación no existe, no ha vivido suficiente. La madre tiene los ojos verde amarillo y la bebé de 4 semanas aún revela poco pigmento de sus iris. Es probable que herede el color de los ojos de su madre. No necesita ni contactos de color y, mucho menos, gotas de limón en ellos. Pero así se traslada la Tierra en elipses alrededor del Sol, aunque para algunos y todavía, el Sol lo hace alrededor de la Tierra.

 

 

 

  • “póngale unas gotas de leche del pecho en los ojos para la conjuntivitis”

 

Otra perla de los mares del Pacífico, o del Golfo. He tratado de encontrarle una explicación anecdótica a esta creencia. Puede ocurrir que la atención más dedicada al consejo lleve a una limpieza, aunque sea con leche materna, de los ojos inflamados y los limpies y mejore, como podrían hacer las lágrimas artificiales. O, que la constitución variable de la leche materna, que ofrece no solo nutrientes sino también protección inmunológica -como la inmunoglobulina A secretora (sIgA), particularmente útil en la protección de membranas- mejoren la irritación de las conjuntivas o la obstrucción parcial e intermitente –que ocurre en los primeros meses de vida- de los ojos de estos lactantes menores.   Que quede bien claro, esto es mi elucubración mental para no sufrir con la receta casera porque nada de esto ha sido ni estudiado, ni probado, ni publicado.

 

 

 

  • “tiene los ojos hinchados y rojos y llenos de lágrimas, hay que ponerle gotas de algún antibiótico”

 

El ojo rojo o “pink eye” es como se conoce a la conjuntivitis aguda. La conjuntivitis es una condición frecuente o común que produce enrojecimiento y signos inflamatorios del tejido que cubre la parte frontal de los ojos. A pesar de lo común que son, algunas conjuntivitis se convierten en un problema para el paciente y para el médico.

 

La conjuntivitis puede ser bacteriana, alérgica o viral y todas ellas se presentan con particulares síntomas y se tratan diferente. O sea que, no todas las conjuntivitis se tratan con antibióticos. El contacto de los ojos con jabón o con shampoo produce una irritación inmediata de las conjuntivas o “parte blanca” de los ojos, una conjuntivitis química, que suele mejorar rápidamente.

 

Recientemente hemos tenido una epidemia de conjuntivitis viral por un enterovirus. Altamente contagiosa y muy molesta. Ese tipo de inflamación de las conjuntivas no tienen secreción con pus o lagaña, los ojos arden y duelen pero no pican, lagrimean bastante y presentan enrojecimiento marcado de las conjuntivas. Puede coexistir con fiebre y malestar general. La conjuntivitis hemorrágica es una de esas formas, usualmente producida por un adenovirus. En estos casos, las molestias de los ojos se pueden tratar con gotas que refrescan los párpados y los mismos ojos. Estas gotas no deben contener antibióticos. El uso de antibióticos en gotas de los ojos para tratar la conjuntivitis viral está contraindicado porque los virus no responden a los antibióticos y porque los antibióticos tópicos aumentan las molestias alérgicas en los ojos.

 

La conjuntivitis bacteriana usualmente afecta un solo ojo con secreción purulenta y costrosa y la sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo, la viral comienza en un ojo y luego ambos ojos son afectados, y, la conjuntivitis alérgica afecta ambos ojos y con mucho prurito o picazón, como con estornudos y las fosas nasales chorrean moco claro y se congestionan.

 

Las conjuntivitis suelen curarse por si solas en un par de semanas. Si la conjuntivitis no mejora en 2 semanas el niño/a debe ser referido a un oftalmólogo. No deben usarse los lentes de contacto durante el tiempo que la conjuntivitis está activa. Para resolver la molestia de la luz solar, se aconseja usar lentes oscuros y el lavado de las manos es de suma importancia para detener su contagiosidad.

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.