Autismo, su VARIABILIDAD

Autismo y detección temprana Estado del arte
27 noviembre, 2017
Autismo: los síntomas centrales o «core symptoms»
28 noviembre, 2017

 

Siguiendo la breve presentación de aspectos importantes de la condición sintetizada como autismo pero mejor englobada bajo el término espectro autista señalamos lo siguiente y ahora más extensos:

 

Cuando alguno de nosotros dice autismo, las señales o síntomas en los que pensamos primero son:

  1. falta de contacto visual
  2. pobre o ninguna interacción social
  3. pobre o falta de comunicación verbal o no verbal
  4. movimientos repetitivos o estereotipados

 

“Si el niño no presenta situaciones comprometedoras

en cada una y en todas estas áreas

entonces no sufre de autismo[1].

 

Para facilitar un diagnóstico temprano con mejor precisión y para descartar diagnósticos enunciados o sospechados ligeramente, la clínica o presentación de signos y síntomas se ha agrupado como dominios de síntomas. Hagamos algunas señalizaciones importantes:

Esos 4 síntomas o señales que todos traemos a nuestra cabeza cuando decimos autismo, el uso y la relación de ellos ha considerado que las peculiaridades de dos (2) de ellos: la comunicación y la interacción social o sociabilidad se encuentren en lo que se reconoce mejor como comunicación social, aunque sigue siendo esencial que los síntomas se individualicen siempre. El 3er. dominio de síntomas debe ser entendido en el contexto de los primeros juegos y en los objetos de juego o interés del niño bien pequeño, y es lo identificamos como los intereses y los comportamientos repetitivos, restrictivos y estereotipados.  Un 4º dominio ha surgido en los últimos años, el área relacionada con un proceso sensorial atípico, también controversialmente popularizado como trastorno de integración sensorial.

Ya he señalado antes.  Creo, como se ha discutido en la Academia Americana de Pediatría, que los trastornos de integración sensorial no son una entidad particular sino manifestaciones de otros trastornos neurosensoriales, que le son comunes a varias enfermedades o condiciones. Pero no debemos desestimar que estos síntomas de los que hablamos representan sistemas de desarrollo con sus (a) propios aspectos neuropsicológicos, (b) sus propios comportamientos ligados al cerebro y, (c) las interacciones de sus propios genes y ambiente.

 

Esto es importante enfatizarlo porque esos listados públicos que se dan para llamar la atención de las personas sobre el espectro autista contribuyen a crear sobre diagnóstico, ansiedad parental y confusión que perjudica que se entienda lo complejo de esta condición en todos sus variables: evaluación, diagnóstico y manejo.

 

 

“Si conoces a una persona con el espectro autista,

tú has conocido a una persona con el espectro autista”

 

         Este decir indica la gran variabilidad que se da en el espectro autista, cuán diferente un niño autista es de otro niño autista. De allí la importancia de conocer la existencia de esa variabilidad, sus dimensiones y sus proyecciones.

El autismo se caracteriza mejor como un espectro de trastornos que varía en:

  • la severidad de los síntomas
  • la edad del diagnóstico
  • la asociación con otros trastornos
    • trastorno intelectual
    • déficit atencional
    • trastorno obsesivo compulsivo
    • bipolaridad
    • otros

La severidad es un continuum en el sentido de cuántos y cuán intensos son los síntomas. Entre más o suficientes tenga de esos síntomas más cerca está del criterio diagnóstico.

La edad del diagnóstico definitivo e inequívoco se acepta hoy como la de los 3 años.

La inteligencia es notoriamente difícil medirla en estas tempranas edades debido a los factores incluidos en su evaluación, desde los instrumentos confiables que se tienen o no se tienen, la capacidad y experiencia de quién mide la inteligencia hasta qué elementos del desarrollo cognitivo, como el lenguaje, están en el proceso de ese desarrollo o en su final.   Otras comorbilidades con el autismo pueden ser las que afectan los resultados de la inteligencia, como ocurre con el Sîndrome X Frágil.

 

Volvemos a la variabilidad del autismo y del espectro autista solo para recalcar que en todos los dominios clínicos a consideración:

  • habilidades sociales
  • habilidades de lenguaje y comunicación
  • comportamientos repetitivos e intereses particulares del juego
  • y, un nuevo agregado, los comportamientos sensoriales

hay una gama amplia de presentación desde lo normal en la población general hasta lo anormal y distintivo de esta condición y grupo de condiciones. Esto es lo que hace a un niño autista tan diferente de otro niño autista.

 

Como si esto fuera poco, existen una serie de ocurrencias frecuentes que no son esenciales para el diagnóstico pero que sabemos que se dan a menudo como retos difíciles para los padres, pero no son exclusivos del niño autista, como:

  • necios o «pickies» para comer con amplias restricciones autoimpuestas
  • trastornos del sueño con ciclos de sueño-vigilia particulares, difíciles de modificar
  • trastornos de la percepción sensorial, que se ven en otras condiciones también, como he insistido y seguiré insistiendo
  • algún tipo de comportamiento repetitivo que se podría considerar parte integral del espectro autista pero que no lo es por la gran variabilidad de esta condición, y, que sin embargo, no debe ser considerado como sin importancia en la búsqueda confirmatoria del diagnóstico, especialmente cuando este comportamiento es francamente repetitivo

y así, por ejemplo, el clínico no puede descartar la posibilidad del niño autista porque duerma y coma muy bien; o no darle importancia al comportamiento repetitivo o al trastorno sensorial que apunta hacia un asunto de pobre integración.

 

 

“Si existe tal variabilidad en la presentación clínica del niño autista

o con el espectro autista que lo hace diferente de otro niño

con el mismo trastorno, entonces,

qué es lo que tienen en común”

 

 

          Para responder a esto -en otro escrito que sigue- hay que volver a los dominios claves de la sintomatología y los tipos de comportamiento que son esenciales para ratificar el diagnóstico. A estos síntomas se les llama síntomas centrales o “core symptoms, en la literatura en inglés:

  • la interacción social
  • la comunicación
  • los comportamientos repetitivos e intereses

[1] Patricia O’Brien Towle: The Early Identification of Autism Spectrum Disorders. A Visual Guide. Jessica Kingsley Publishers. 116 Pentonville Roado. Londo NI 9JB, UK and 400 Market Street, Suite 400 Philadelphia, PA 19106, USA. 2013

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.