Descalificadores: la verdad en el debate

CONSENTIMIENTO INFORMADO en MEDICINA
27 agosto, 2020
REGRESAR A LAS CLASES PRESENCIALES
28 agosto, 2020

 

Si nos remontamos a 400 años, cuando la Ciencia fue a prisión acusada de herejía, pueden pensar que exagero.  Así se resume la infortunada historia de Galileo y la Iglesia Católica.  Hoy, frente a la incertidumbre y el miedo que la pandemia de COVID-19 ha sembrado, la verdad esté en el debate, la negación de la ciencia no produce vergüenza ni porque devela ignorancia, desinformación, conceptos alternativos u pobres, narcisismo y necesidad alguna forma de reconocimiento.

 

En este camino que hoy recorre la Ciencia al cadalso, también hay teóricos de conspiraciones, protegidos en ideologías y partidos políticos, fanáticos religiosos extremos -válgase la necesaria redundancia- y otros en franca rebeldía contra la educación médica y científica recibidas. Todos hemos leído líneas obscenas y amenazantes contra hombres y mujeres de Ciencia e investigadores, en las redes, donde ésta: “Recuerde Nuremberg”, dirigida al Dr. Fauci, el reconocido y respetado investigador a nivel mundial, resume y actualiza el espíritu de persecución e irracionalidad de 1613.

 

No soy experto en la vida de Galileo, fascinante, pero hay una acotación suya, que me es reveladora, no solo de los agravantes para su condena, sino de su propósito humanista y científico de encontrar la verdad frente a un catolicismo acérrimo y una poderosa Iglesia Católica: “el mismo Dios que nos ha dado los sentidos, la razón y la inteligencia, quiere ahora que abandonemos sus funciones”[1]. Como decir hoy, los mismos que aprendieron el método científico, en las aulas de clases con nosotros, quieren ahora que lo abandonemos.

 

En 1634, las tropas españolas llevaron la plaga a Munich.  Galileo, ciego, perdió a su más querida hija y más dulce amiga, María Celeste, tres sobrinas y un sobrino, a su hermana política y su libertad[2].  El hereje era él.  Hoy, todavía, la opinión adversa la Ciencia, la Ciencia sigue siendo hereje.

 

[1] Mario Livio: Galileo and the Science Deniers. Simon & Schuster. 1230 Avenue of the Americas, New York, NY 10020.  2020

[2] Heilbron: Galileo. Oxford University Press. 2010

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.