Una cesárea, ¿siempre cesárea?

Medicinas para el viaje
17 julio, 2015
Mellizos!! Qué belleza!
30 julio, 2015

Una cesárea, ¿siempre cesárea?

Contrario a lo que se recomendó en el pasado, haber dado a luz por operación cesárea no condena a la mujer embarazada a partos subsiguientes de la misma forma quirúrgica.

 

Aquellas mujeres que han dado a luz por operación cesárea tienen varias opciones para cuando planean tener más hijos:

     (1)  pueden programar su próximo parto por vía de otra cesárea

     (2)  pueden considerar dar a luz por via vaginal, lo que se llama parto vaginal después de cesárea.  Esto indica darse la oportunidad de labor de parto

Se conoce que un 60-80% de las mujeres que se les permite labor de parto (ensayo de labor) después de una cesárea dan exitosamente a luz por vía vaginal.  Es, sin embargo necesario reconocer que en casos en que aparezca algún problema durante el ensayo de la labor de parto, el niño tiene que nacer de forma urgente por vía quirúrgica, es decir, mediante operación cesárea.  ¿Cuáles serían algunas de esas razones?  Una es en la situación que la evaluación fetal (monitoría fetal electrónica) revele signos de «sufrimiento» o dificultad fetal para tolerar la labor del parto.  Otra, sería cuando la labor «no progresa».  También sabemos que existen mayores riesgos de infección materna cuando se hace una cesárea urgente después de  un ensayo de labor, que cuando se hace una cesárea planificada con anterioridad.  El menor riesgo de infección ocurre cuando se logra el parto vaginal después de una cesárea.

El ensayo de labor de parto después de una cesárea tiene buenas razones: (1) evitar un procedimiento quirúrgico; (2) tener un período de recuperación post parto mucho más corto; (3) disminuir los riesgos de infección materna post parto; (4) evitar pérdidas de sangre mayores.  Cuando las mujeres planean tener más hijos, el disminuir la frecuencia de las cesáreas también mejora las posibilidades de no tener complicaciones potencialmente serias que se facilitan con cesáreas repetidas, por ejemplo, lesiones quirúrgicas de la vejiga urinaria, trastornos en la implantación de la placenta que puede llevar a desprendimiento de ella con riesgos tanto maternos como fetales, o, la creación de cicatrices donde se implantaría la placenta anormalmente (placenta previa) o se retendría después del parto (accreta) con sus complicaciones inmediatas como una histerectomía o remoción del útero.

Sin embargo, también tiene sus riesgos hacer un ensayo de labor de parto como una cesárea repetida.  El riesgo más temido con el ensayo de labor en una mujer con una cesárea anterior es la ruptura del útero en el sitio de la cicatriz de la cesárea.  La incisión de la piel y su cicatriz no tienen nada que ver con esto.  Nos referimos a la incisión hecha en el útero mismo.  La incisión en la piel no nos dice cómo o cuál tipo de incisión se practicó en el útero.  Pregunte siempre a su médico obstetra qué incisión uterina practicó.  Hay incisiones verticales: las verticales bajas y las verticales altas o clásicas; y, hay la incisión transversa baja.  Con las incisiones transversas bajas del útero (a través de la dirección de sus fibras musculares en la porción más delgada y baja del útero), que se practican hace muchos años, este riesgo es muy remoto -menos del 1% de las pacientes con esta incisión uterina.  Si una mujer se le considera de alto riesgo para una ruptura del útero durante el ensayo de labor, a ella no se le debe ofrecer esta alternativa.  Mujeres con 2 cesáreas anteriores pueden ser candidatas para un ensayo de labor.  Aquellas con 3 cesáreas o más, no lo son.

¿Qué situaciones le son favorables para terminar con éxito, es decir, para dar a luz por vía vaginal, un ensayo de labor con una cesárea anterior?

  • haber dado a luz previamente por vía vaginal 
  • haber iniciado labor espontáneamente.  Una labor inducida disminuye la posibilidad de un parto vaginal después de cesárea
  • que la condición por la cual se le hizo la cesárea anterior no se repita en esta ocasión

¿Qué condiciones le son desfavorables para tener un parto vaginal después de un ensayo de labor con cesárea anterior?

  • edad superior de la madre
  • feto grande
  • un Índice de Masa Corporal (BMI) alto en la madre
  • un embarazo a término tardío, es decir, que se pasa de las 40 semanas de gestación
  • la presencia de pre eclampsia
  • poco tiempo entre un embarazo y otro

 

Si Ud. quiere un ensayo de labor después de una cesárea, discútalo ampliamente con su médico obstetra, y aclare cuáles son los riesgos y beneficios para Ud. y su bebé tanto con el ensayo de labor de parto como con una cesárea planificada; cuáles son las posibilidades suyas de tener éxito de dar a luz por vía vaginal después de una cesárea; quién es el responsable y cómo será su vigilancia estrecha durante el ensayo de labor; y, cuáles son las facilidades hospitalarias que se le ofrecen para este ensayo de labor.  Un hospital donde el tiempo de respuesta para una cesárea urgente durante el ensayo de labor pone en peligro su vida y la de su bebé, no es el hospital donde debe practicarse esto.  

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.