Niños de parejas del mismo sexo

Cápsulas…de cianuro
16 febrero, 2018
Desarrollo sexual 0-5 años
26 febrero, 2018

Hay una variedad de asuntos que, como al ver el horizonte con luces, proyectan sombras. Para mí, que considero asuntos de salud pública por encima de los derechos individuales; y asuntos de los Derechos Humanos por encima de dogmas o enseñanzas de grupos, por milenarias que sean, el humanismo es lo que se descubre, o la falta de él, cuando confrontamos derechos humanos con religiones o con las culturas, por ejemplo.

 

Cuando al exponer que los derechos de las minorías no pueden ser aplastados por la opinión u opiniones de la mayoría, solo uso el concepto de los Derechos Humanos como instrumento de justicia y de humanismo. Cuando abogo por una economía con cara humana en lugar de una economía que decapita, pretendo hacer justicia y camino humanitario. Cuando llamo la atención de ese retorno de la absolutización de una verdad y su imposición a como de lugar -lo que se distingue como fundamentalismo- estoy pensando en religión y derechos humanos, que nos permitirá reconocer cuánto honra la una a lo otro o cuánto lo deshonra, y se descubre así la presencia o la ausencia de su carácter humanista. La Historia está colmada de eventos que nos revelaron, tarde o temprano, que las mayorías no tienen siempre la razón, que la mayoría solo sirve para ganar un concurso o elección pero no, necesariamente, una opción sensata o un acto de justicia. Aún así hay que aceptar el veredicto hasta que madure la sensatez o la justicia. Y, no haré alusiones presentes ni pasadas.

 

En el asunto del matrimonio unitario o de parejas de un mismo sexo no se discute la gimnasia sexual de los heterosexuales y de los homosexuales, no se discute si hay aberraciones sexuales en las actividades de los unos y los otros, no se discute sexo, se discuten derechos innatos al matrimonio y no a la unión. Y advierto, los heterosexuales son tan buenos gimnastas y tienen en sus cabecitas, como practican, tantas “aberraciones”, como los homosexuales porque eso es la condición humana no la orientación sexual.

 

A pesar de la evidencia que nos sirve para señalar que los hijos que crecen en hogares de parejas de un mismo sexo crecen tan bien o mejor que aquellos que crecen entre parejas heterosexuales -y las razones de esos hallazgos merecen otra discusión sin diatribas, que no inicio ahora, pero que esbozo- se sigue perpetuando un argumento equivocado, superado por las ciencias sociales y por las ciencias médicas. Pero es que a falta de argumento la falsa noticia como la repetición de ella es el mecanismo que recoge incautos. Sufre más consecuencias negativa el hijo de una pareja heterosexual con orientación homosexual o identidad de género no concordante con su sexo biológico que el hijo heterosexual de o criado por una pareja del mismo sexo.

 

En Estados Unidos, donde en junio del 2015 la Corte Suprema de Justicia estableció el reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo (Obergefell v. Hodges) las estadísticas arrojan resultados interesantes,:

 

  • Menor de 18 años de edad              1-1.2 millones

con padre homosexual o madre

lesbiana o bisexual soltero/a[1]

  • Niños criados por una pareja          210,000

del mismo sexo[2]                                      o 19%

o 1:5 parejas

 

Se considera que alrededor de un 35% de estas parejas por debajo de los 50 años de edad crian niños menores de 18 años de edad.[3]

 

 

Lo que podría afectar negativamente la crianza de estos hijos de familias minoritarias de padres del mismo sexo es la internalización de sentimientos[4], como la homofobia –creados y sostenidos por una sociedad intolerante y excluyente- que no pocos homosexuales y lesbianas sufren[5]. Sin embargo, estudios con grupos control lo que han revelado es que estas familias de padres del mismo sexo son resistentes a estos riesgos negativos, donde la calidad de la relación que existe dentro de la familia es la que impacta para el ajuste del adolescente[6]. Los niños de padres del mismo sexo

 

  • no han marcado diferencias en el bienestar psicológico (auto estima, ansiedad) con respecto a otros niños
  • no han marcado diferencias en el rendimiento escolar (promedio de notas, problemas en la escuela) con respecto a otros niños
  • no han señalado diferencias en las mediciones de sus relaciones familiares (calidez de los padres, atención y cuidado de los adultos y otros) con respecto a otros niños[7]

 

Tampoco se han encontrado diferencias desfavorables de estos niños en:

 

  • relación con sus compañeros
  • reporte de consumo y abuso de sustancias
  • delincuencia
  • victimización de sus compañeros[8]

 

Esto todo a pesar de cifras de niños de padres LGBT que en el nivel escolar se siente inseguros por la forma como son tratados por sus compañeros y hasta por adultos[9]:

 

  • acoso            40%
  • maltrato        23%

 

 

Estas son las cifras más recientes que se publican en publicaciones científicas expuestas a la discusión entre investigadores y académicos interesados en estos temas.[10]

 

 

  • Padres del mismo sexo
    • mujeres                               77% 2
    • lesbianas en parejas          27%
    • lesbianas solas                  48%
    • homosexuales en parejas 11%
    • homosexuales solos         20%

 

  • Adopciones
    • parejas heterosexuales     3%
    • parejas mismo sexo         13%
    • hijo biológico de uno       51%

de la pareja del mismo sexo2

 

 

¿Cómo guiar a la familia de padres de un mismo sexo para aliviar la ansiedad de ser padres?

 

  • la ansiedad de ser padres es un fenómeno normal y universal, nada tiene que ver con el hecho de si los padres son de diferentes sexos o del mismo sexo
  • la experiencia negativa de una sociedad excluyente es un impedimento para una transición fácil al tomar la decisión de criar hijos como padres de un mismo sexo
  • estas parejas también tienen temores sobre el impacto que tendrá sobre los hijos el tener padres de un mismo sexo, particularmente el rechazo
  • esta preocupación se amplifica cuando consideran que la misma estigmatización que han sufrido ellos de parte de la comunidad y de la religión no solo aumenta cuando deciden criar hijos, sino que la podrían sufrir los hijos de esa crianza

 

Los hijos o niños que crecen con padres del mismo sexo, no solo considerados una minoría, se desarrollan en la forma típica y saludable que los hijos de parejas heterosexuales. Estos niños y niñas tienen todos los derechos que se le dispensan a otros seres humanos. Negarlos solo se puede entender en la mente torcida de personas dogmáticas.

 

 

[1] Gates GJ: LGB families and relationships: analyses of the 2013 National Health Interview Survey. Los Angeles (CA): The Williams Institute, 2014

[2] Gates GJ: Demographics of married and unmarried same sex couples: analyses of the 2013 American Community Survey. Los Angeles (CA): The Williams Institute;2015

[3] Gates GJ: LGBT parenting n the United States. The Williams Institute;2013. Available at: http://williamsinstitute.law.ucla.edu/research/census-lgbt- demographics-studies/lgbt-parenting-in-the-united-states/.

[4] Goldberg A: Lesbian and gay parents and their children: research on the family life cycle. En: Introduction: lesbian and gay parents and their children-research and contemporary issues. Washington, DC: American Psychological Association;2010.p.3-14

[5] Webster Jr., CR, Telingator CJ: Lesbian, Gay, Bisexual, and Transgender Families. Pediatr Cl NA. 2016;63:1107-1119

[6] Telingator C, Patterson C: Children and adolescents of lesbian and gay parents. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 2008;47:1364-1368

[7] Wainright J, Russsell S, Patterson C: Psychological adjustment, school outcomes, and romantic relationships of adolescents with same-sex parents. Child Dev 2004;75:1886-1898

[8] Wainright J, Patterson C: Delinquency, victimization, and substance use among adolescents with female same-sex parents. J Fam Psychol 2006’20:526-530

[9] Kosciw J, Diaz E: Involved, invisible, ignore: the experience of lesbian, gay, bisexual and transgender parents and their children in our nation’s K-12 school. Gay, Lesbian and Straight Education Network. 2008

[10] ver: Lesbian, Gay, Bisexual, and Transgender Youth. Editors: Stewart L. Adelson, Nadia L. Dowshen, Harvey J. Makadon y Robert Garofalo. Consultant Editor: Bonita F. Stanton. Pediatric Clinics of North America. Dec. 2016

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.