CORRUPCIÓN

Narrativa Médica No. 1
11 noviembre, 2017
Interconsultas inconsultas
12 noviembre, 2017

CORRUPCIÓN

 

  • ¿De dónde salió tanto corrupto?
  • De mi vientre podrá decir alguna

pero no todas lo quieren reconocer, no como hijo o hija sino como delincuente

 

  • Estaban allí, entre nosotros, pero no los veíamos
  • Ah!, como los evangélicos
  • Sí como los evangélicos

 

Los evangélicos estaban allí, en la calle sin identidad, invisibles pero estaban allí. Los reconocimos solo cuando salieron a la calle en masivas manifestaciones –arrastrando con ellos a algunos católicos y otros cristianos- a pedir cercenar libertades y la variedad, para postergar la educación de la sexualidad humana o perpetrar la ignorancia y la injusticia sobre ello, en nombre de dios, un dios con minúscula porque ese no merece una mayúscula.

 

Los corruptos también estaban en la calle, en los negocios, en las empresas, en diversas profesiones, en puestos de elección y en la más sagrada institución en una democracia, su suprema corte de justicia. No los queríamos ver pero tuvimos que reconocerlos cuando nos llenaron cielos, mares, lotes y calles de aviones y jets particulares, de helicópteros, de yates, de obscenas mansiones o centros comerciales –reales bunkers para esconder los dineros y las transacciones- , de Maseratis, Lamborghinis, Porsches y Lexus.

 

Tuvimos que reconocerlos cuando descubrimos a través de ellos, que existían sitios distantes y nuevos para guardar propiedades y, lugares increíbles para vacacionar allende nuestros mares, con o sin mujeres y hombres casi perfectos; cuando hicieron fiestas de miles y miles y miles de dólares para una boda, un cumpleaños, un bautizo o para celebrar “el primer millón”, hecho con la gentil benevolencia de “honorables” hombres de la política o del gobierno, de las autoridades del orden y la protección, de la creativa banca o de la laboriosa industria, desde una plataforma de delitos e impunidad, que como las patas de un cangrejo canceroso anduvo y se presentó a y por todas partes hasta convertirnos –sin precisión- a todos en corruptos ciudadanos del mundo.

 

¿Qué es corrupción? Quizás la única respuesta unánime es “lo que se denuncia porque lo hace mal el otro”. Pero es lo fraudulento o lo deshonesto. No es solamente un error o una irregularidad. Esas son descripciones corruptas de corrupción.

 

Lo que ocurre es que a la corrupción la medimos algunos en base al propósito, otros en base al volumen de lo adquirido ilícitamente, otros en base a quién se le afecta o no, otros en base a cuántos participan de la repartición, otros en base a las definiciones -que van apareciendo cada día, como aparecen las ratas con el hacinamiento antihigiénico de mercancías -para vocablos como donación, colaboración, ayuda, regalo, participación utilitaria de acciones y reacciones, proceso para agilizar otro proceso, salve para rescatar de la necesidad- etc., etc. Un rosario de etcéteras que se cargan en las muñecas de las manos o se guindan del pecho para lucirlo con cada golpe de contrición, cuando aparece equivocadamente la policía o el juez o el jurado de conciencia. 12/11/2017

 

 

 

 

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.