Reflujo o Relleno

Diabetes en niños e infecciones virales
2 abril, 2015
Estreñimiento entre los niños
6 abril, 2015

Reflujo o Relleno

images-4El reflujo en el recién nacido está de moda.  Quien no tiene reflujo no está en nada.   Déjeme desencantarla: todos los recién nacidos tienen reflujo o devolución del contenido gástrico al esófago (RGE: reflujo gastroesofágico) por razón de inmadurez del tracto gastrointestinal al nacer y en los primeros meses de vida.  El músculo o esfínter entre el esófago y el estómago no se contrae adecuadamente o cede fácilmente al contenido gástrico abundante porque está localizado en una posición inferior a la que es funcional.  A ese reflujo se le llama reflujo fisiológico: el niño crece bien, gana peso, y aunque algo molesto a ratos, su desarrollo transcurre sin asperezas.

Hay otro reflujo que ocurre de forma patológica, que produce problemas y daño: dolor, pérdida de peso o detención del crecimiento ponderal, sangrado gastroesofágico y otras complicaciones que no es necesario revisar en este escrito.  Se le llama reflujo patológico.  Se puede presentar en el período neonatal pero es más frecuente en otras edades pediátricas.  Pero en la experiencia cotidiana lo que vemos entre los recién nacidos, en las primeras semanas de vida, no es reflujo patológico.

Unknown-2Quizás la más frecuente causa de buches y vómitos en el bebé de semanas es lo que llamo relleno: el niño está requete lleno de leche y por eso vomita, buchea y se siente incómodo y mal. Puede experimentar dolor porque el contenido ácido del estómago “quema” el esófago y eso duele. Su manejo tiene elementos comunes con el manejo del reflujo patológico, aunque es esencial que se disminuya la cantidad de leche que se le da al niño.

El reflujo fisiológico no necesita tratamiento, a pesar de que Ud. encuentre fórmulas en el mercado que le dicen que son “para el reflujo fisiológico”.  Este tipo de reflujo no necesita medicamentos.  Lo que la industria láctea a hecho es agregarle cereal de arroz a esas fórmulas y al engrosarlas se dificulta la devolución de ellas al esófago.

Antes de que hablemos del reflujo por relleno, permítame un par de observaciones.  El diagnóstico del RGE es clínico entre los recién nacidos y los infantes.  No es necesario hacer estudios radiográficos, a no ser que se quiera descartar alguna otra patología específica.  Las radiografías para mirar la altura de una columna de bario ingerido  previamente no dice nada del RGE y es un riesgo de aspiración pulmonar en este grupo de edad.  Esa práctica debe desecharse.  images-3Otra vez, si se busca descartar una condición quirúrgica para explicar los vómitos del recién nacido, como por ejemplo, la obstrucción de la salida gástrica o la obstrucción pilórica, por crecimiento o hipertrofia del músculo de esa región, el píloro, estaría indicado con especificidad algún estudio de imágenes pero no disparando con escopeta.

Unknown-1¿Qué le aconsejo hacer para el manejo de lo que presuntamente se considera RGE?   Primero, hay que reducir el volumen de leche que toma el niño, no importa cuál sea el volumen que ingiere.  Usualmente reduzco entre 30% a 50% según el volumen que toma. Ud. va a reclamar que “se queda con hambre”.  Realmente no se queda con hambre, se queda con ganas de seguir succionando porque el recién nacido es “un succionador empedernido”.  En el recién nacido o el bebé de semanas, la alergia a la proteína de la leche de vaca (caseína) predispone a las molestias del reflujo gastroesofágico y por ello, lo segundo que se debe hacer, es cambiar la leche artificial que se esté usando por una leche hipoalergena, las mejores son los hidrolizados completos o parciales de aminoácidos; y, mejor aún, sugerir lactancia materna exclusiva.  Si esto último se logra, es conveniente aunque empírico, sugerir a la madre lactante que evite productos de leche de vaca y otras leches.  No olvide que las leches de soya y otros vegetales o semillas también son alérgicas.  La tercera sugerencia es engrosar la leche con un cereal no lacteado, que puede ser de arroz.  Al hacer esto, el volumen de leche a preparar suele disminuir porque al agregar el cereal ese volumen se aumenta y, más importante, es necesario crear agujeros de salida de la leche más grandes en los chupetes a utilizar.  Alimente siempre a demanda.  No disponga Ud., cuánto ni cuán frecuentemente alimentar a su bebé.  Permítale a él o ella tomar la leche cuándo ya la quiere y cuánto quiera.  Forzar volúmenes y horarios de alimentación son elementos frecuentes en la génesis de los vómitos, buches y reflujos de los bebés.  No le hablo de medicamentos porque para eso hay que consultar al médico que examinará al bebé nuevamente y discutirá ampliamente con Ud. todo esto y más.

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Comments are closed.