Parto natural

El auto y su niño
19 octubre, 2017
Baby Led Weaning
22 octubre, 2017

 

Manejo del embarazo a término con labor espontánea y el feto o bebé en presentación cefálica*

  1. Auscultación intermitente y disminución del dolor por métodos no farmacológicos
  2. Admisión a Labor y Parto no tiene que hacerse inmediatamente en una embarazada en fase latente de su labor si tanto ella como el feto están en buenas condiciones
  3. Un embarazo a término con ruptura prematura de membranas, es decir, antes de iniciada la labor debe ser evaluada para decidir manejo expectante en lugar de admitir para inducción
  4. La ruptura artificial de las membranas o amniotomía no es necesaria para una mujer cuya labor progresa normalmente sin evidencias de compromiso o sufrimiento fetal EXCEPTO si se hace necesaria la monitorización fetal
  5. Si no existe ninguna indicación de acelerar el parto, al inicio de la segunda etapa de la labor de parto a las embarazadas se les puede ofrecer un período de descanso de 1-2 horas, especialmente aquellas que están embarazadas por primera vez y con analgesia epidural

 

* Committee Opinion No.687 American College of Obstetricians and Gynecologist. Obstet Gynecol. 2017;129:e20-8

 

El parto es el resultado de una labor o trabajo de la musculatura del útero -las contracciones uterinas- para que el bebé  inicie su descenso por la vagina o canal del parto.  Esa labor suele ser espontánea, es decir, se inicia por si sola y progresa ordenadamente por si sola.  Condiciones conocidas y desconocidas de la mujer embarazada y/o del feto o producto del embarazo son las responsables.  Los médicos no las conocemos todas, ni siquiera conocemos por qué un embarazo con exactamente la misma edad gestacional que otro, termina a una hora diferente, en un día diferente, en una semana diferente o en un mes diferente.  Si supiéramos esto, no existiría tal cosa como el nacimiento a pretérmino ni el bebé prematuro.

Sin embargo, por razones que no son el propósito de esta información, muchos -y no debieran ser muchos- embarazos terminan expuestos a manipulación inapropiada.  Unas veces a pesar de conocerlo, otras veces por necesidades imprevistas o situaciones creadas.  De allí emanan actitudes y manejos que algunos han llamado «violentos», otros, «inhumanos» y otros, «irrespetuosos».  Aquí hago un paréntesis para señalar que un parto «no violento» o «humanizado» no es necesariamente un parto que respeta la voluntad de la gestante y eso tiene que modificarse también.  Porque no es cierto que si una mujer embarazada solicita un parto vaginal sin sedación farmacológica, cuando ella pida lo contrario y sin haber contraindicación médica, se considere que se ha sido respetuoso a pesar de que se le niegue y, menos, puede erguirse que se observa estrictamente la dignidad de la persona y sus derechos.

Antes que «humanizar» el parto -y lo pongo entre comillas para resaltar lo que yo considero un abuso o un mal uso del vocablo en la práctica obstétrica, aunque un vocablo atractivo y vendedor- hay que responsabilizarse de no exponer al bebé por nacer a riesgos que se pueden evitar.  No es humanizar escoger el domicilio de una casa para dar a luz.  En un hogar puede ocurrir un parto por razones imprevistas.  En ninguna de las dos situaciones es cierto que el bebé y la madre no corren peligro de enfermedad y muerte.  El lugar para nacer es en un hospital o un centro preparado para atender nacimientos y sus complicaciones.  En esos hospitales y esos centros la asistencia a la madre la puede dar un médico como la puede dar una partera, el dolor se puede calmar con fármacos como metida en agua, el vocabulario usado para conversar y para guiar y orientar a la mujer embarazada y su familia debe ser comprensible y respetuoso, todas las inquietudes de la mujer embarazada deben ser resueltas pronta y certeramente.  Yo sí creo en que la labor del parto y el nacimiento de un bebé es un evento que se hace con la familia en mente, en un hospital donde el manejo de la salud y de la enfermedad está centrados en la familia.

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.