Los puntos sobre las íes

De CERTIFICADOS y LLAMADAS MÉDICAS
4 noviembre, 2016
NOSOCOMIALES: organismos e infecciones
12 noviembre, 2016

 

  • Los probióticos contienen bacterias intestinales que se utilizan para repoblar el intestino de la flora (la población de bacterias propias del intestino o microbiota
  • Estas bacterias del intestino constituyen un dique de defensa contra bacterias nocivas y al ser destruidas por algunos antibióticos o condiciones biológicas dañinas inducidas -por costumbres o por enfermedades- exponen a las personas a perder la salud
  • A pesar de lo que un día se escribió –y se borró otro día con otros estudios- los probióticos no sirven para proteger a los niños de alergias ni alimentarias ni ambientales, y, aunque no hacen daño, tampoco hacen maravillas y se siguen estudiando para conocer con puntual propiedad su utilidad
  • Para prevenir o proteger por la diarrea no se escribe igual y es lo mismo que para tratar la diarrea. Los probióticos no tratan las diarreas infecciosas, por ejemplo, producidas por virus y bacterias
  • Los beneficios de un determinado grupo de probióticos NO se puede extrapolar o considerar que si sirven aquí, sirven allá
  • Tampoco conocemos los mecanismos concretos de cómo, dónde, cuándo, para quién y por qué trabajan en cada situación a pesar de que se acepta que “mejoran” la salud intestinal, como las diarreas y las enfermedades inflamatorias intestinales, tanto en niños como en adultos; y en niños prematuros, a riesgo de destruir por pudrimiento su intestino
  • Los alimentos con probióticos (leche cortada o yoghurt, chocolate negro, por ejemplo) no sirven para situaciones específicas intestinales porque ni conocemos qué probióticos contienen ni en qué cantidades, aspectos propios del manejo de situaciones específicas (prevenir la enfermedad necrosante del intestino de algunos prematuros, o, mejorar la diarrea bacilar o bacteriana)
  • Repito para no confundir, a pesar de que los probióticos no son “la Coca Cola del desierto”, quitan la sed y se ha observado mejoría de la intolerancia a la lactosa o, incluso se considera que podría prevenir el Ca de colon
  • Los prebióticos no son bacterias intestinales o microorganismos vivos, son hidratos de carbono o azúcares que se utilizan para alimentar a los probióticos. Aunque cambia la o por una e, a ratos no nos damos cuenta de que no son lo mismo
  • Los antibióticos inyectadosno son “más fuertes” que los orales. La vía de administración depende de muchos factores: la no aceptación de la vía oral (niños berreones o rebeldes), la intolerancia a las formas orales (diarrea o gastritis, aunque puede
  • ocurrir también por otras vías), la urgencia de lograr niveles terapéuticos en sangre (por lo que se dan en una vena), el estado del paciente que no permite arriesgar su seguridad con medicinas o alimentos orales (paciente en coma o que no puede ingerir nada por vía oral), la necesidad de un antibiótico específico para una bacteria identificada o aislada y del que no disponemos sino de forma “parenteral” (inyectada por vía intramuscular o por vía intravenosa), y la mala costumbre del colega a inyectar porque la población cree que así es mejor o porque lo aprendió sin cuestionar
  • Los descongestionantes y los antihistamínicos o antialérgicos orales no sirven para los resfriados sino para poner a dormir a los niños y que los adultos sigan el fiesto; pero, en menores de 3 años –y para algunas escuelas de Pediatría- menores de 6 años, no deben usarse por el riesgo de que induzcan arritmias cardíacas y otros efectos adversos nocivos
  • Por muertes violentas reportadas en los Estados Unidos (17 estados) entre los años 2003-2012, el suicidio ocurrió más frecuentemente entre aquellos estudiantes de escuelas primarias que sufrían trastornos de déficit atencional con o sin hiperactividad; mientras que entre adolescentes jóvenes fue más frecuente por depresión o distimia (trastornos emocionales)
  • Entre los 5 años y los 11 años de edad, se dio más frecuentemente por problemas con los padres o amigos; mientras que entre los 12 años y los 14 años, lo fue por causas románticas
  • Durante partos atendidos por parteras en las casas en los EU, se observó una mortalidad neonatal de 13 muertos por cada 10,000 partos, 39% de ellas ligada a problemas de la labor y el parto 30% asociados a defectos al nacimiento y 12% por infecciones
  • De 15.9 millones de niños nacidos en hospital entre los años 2008-2012, la mortalidad fue de 6 por cada 10,000 partos atendidos por médico y 5 por cada 10,000 partos atendidos por partera y la gran mayoría fue por defectos congénitos
  • El seguimiento de 18,700 niños de kínder en el 2010, que terminaron el segundo grado de primaria en el 2013 reveló que el sobrepeso pasó de 23.3% a 28.7%; y las ratas de obesidad se elevaron de 8.9% a 11.5%
  • El 60% de los $77 millones que las compañías de alimentos de niños gastaron en el 2015 para mercadear fórmulas para infantes y alimentos para bebés y pre escolares promovió productos no recomendados para la mayor parte de los niños en esas edades
Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario