Lactancia materna: ¿adecuada o inadecuada?

Lactancia materna: el cómo,el cuánto. ¿Vamos bien?
1 abril, 2015
Lactancia materna, complementación
2 abril, 2015

Lactancia materna: ¿adecuada o inadecuada?

natalia-vodianova-breast-feeding-photoSi su bebé no se apega al pecho correctamente su succión no va a ser adecuada y el beneficio de ella sobre la alimentación propia y sobre la producción suya de leche se verán afectadas negativamente y se tomará más tiempo para que se establezca una lactancia apropiada.  Ud. puede observar y escuchar cuando el niño/a deglute, lo que quiere decir que la leche ya está bajando.  Puede tomar entre 1-2 minutos después de iniciada la succión y le produce a Ud. una sensación de ligero dolor o cosquilleo.  A medida que hay más leche, más fácil es percibir estas sensaciones.  Recuerde que no es antes de 5 días cuando se establece la lactancia materna si Ud. ha sido fiel a ella y no introduce botellas de leche para “complementar”.  A tan temprana edad de la lactancia se corre el riesgo de que ésta falle y no se lo recomiendo. Más tarde, ese riesgo desaparece y se puede hacer buscando otros beneficios.  Mientras se establece la lactancia es importante mirar a dos cosas: (1) la producción de orina, y, (2) los cambios en las deposiciones de meconio.

Orina.  Yo recomiendo consistentemente que Ud. disponga de pañales de algodón, entre las cosas que compra para preparar la llegada de su nuevo bebé.  El pañal de algodón se asocia a pañalitis menos frecuentemente y nos sirve para contabilizar el número de micciones u orinas del bebé.  A medida que transcurren los días de lactancia (DDL), el número de pañales mojados irá en aumento y le sirve para reconocer lo adecuado de la producción de leche y el estado de hidratación o deshidratación de su bebé.  Una regla sencilla es válida para los primeros días:

DDL 1  :    1 pañal mojado, por lo menos

DDL 2  :   2 pañales mojados, por lo menos

DDL 3 :    3 pañales mojados, por lo menos

Hacia el día 5 de lactancia su niño ya debe mojar, por lo menos, 6 pañales de algodón cada día.  La orina debe ser amarillo clara o pálida y los pañales deben estar bien mojados.  Con el uso de “pampers”, esta contabilidad no pasa la vigilancia de la Contraloría.

Meconio/heces.  El excremento del recién nacido es negro como el petróleo y pegajoso como una cabeza mal lavada o nunca lavada.  A medida que comienza a alimentarse con leche materna o leche artificial, va cambiando de color.  Esto depende de la cantidad de bilis que pasa de la vesícula biliar al intestino y de la rapidez como se hace el tránsito del meconio o las heces, desde la parte alta del intestino delgado hasta la ampolla rectal.  El meconio negro luego se torna verde y las heces ya dejan de ser las fetales y su color pasa a chocolate verdoso y amarillas.  Las heces de los niños alimentados con el pecho materno son amarillas y afrechosas con bastante agua, un anillo de agua queda en el pañal de algodón y en el medio el poco de afrecho amarillo.  Entre las heces pasan más rápido son más amarillas y son menos formadas o más aguda.  Entre más lento es el tránsito y más tiempo se quedan en la ampolla rectal, las heces son más formadas o duras y oscuras.   Durante los primeros días de vida su bebé debe tener por lo menos una deposición diaria y hacia el 4º o 5º día de vida y, durante el primer mes de edad, puede pasar alrededor de 3 deposiciones cada día.  No se sorprenda que en las primeras 2 semanas, pase heces tan pronto comienza a comer.  Esto se debe a un reflejo muy activo en esa edad: el reflejo gastrocólico.

Otros signos de que la lactancia es eficiente es la satisfacción del niño después de las comidas (está relajado y contento) y la sensación de flaccidez que adquieren sus pechos inmediatamente termina la alimentación del niño/a.

¿Cómo puede aumentarse la producción de leche?  El mejor estímulo para producir leche es la succión del bebé y un buen estado de hidratación y descanso.  El obstáculo mayor a la lactancia lo producen una pobre alimentación al pecho materno, la introducción muy temprana de fórmulas complementarias, la ansiedad materna, el mal sueño o pobre descanso y la deshidratación de la madre.  Si la deshidratación disminuye la producción de leche, no es cierto que la sobre hidratación mejora esa producción.  La ingesta de agua debe ser apropiada y alrededor de 2 litros cada día.  La madre debe descansar cuando su hijo duerme y debe controlar sus emociones y tener una postura optimista sin temores ni ansiedades injustificadas.  images-2Después de cada alimentación succione ambos pechos por 10 minutos.  Si colecta leche, la congela para guardar, pero el propósito no es ese.  Lo importante es succionarlos con una bomba de succión para estimular las terminaciones nerviosas que llevarán el estímulo táctil al cerebro donde se libera prolactina y oxitocina.  Estas hormonas aumenta la producción de leche (prolactina) y las contracciones del útero o entuertos (oxitocina).  El contacto de piel entre Ud. y su niño/a también ayuda a aumentar la producción de leche en el pecho materno.  En ocasiones, su médico puede extenderle una receta por un medicamento que ha probado aumentar la producción de leche, pero que no reemplaza las medidas anteriores.

 

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Comments are closed.