Alarmismo escolar, un peligro real

«Estornudó»
27 noviembre, 2019
Desorden disfórico premenstrual
29 noviembre, 2019

Es necesario hacer alguna advertencia a los padres y a los maestros.  La medicina no se practica en base a reportes de laboratorios.  Las solicitudes para laboratorios solo debieran honrarse si tienen una indicación y autorización médicas.  Es como las recetas para medicamentos, es como los certificados de salud o de enfermedad.  No se reparten como confites ni confeti, no son premios ni son instrumentos de complacencia.

 

En esta semana no he hecho otra cosa que ver interrumpido mi trabajo clínico por resultados de exámenes que yo no he solicitado, solo porque las escuelas advierten a los padres de sus pacientes que uno, dos, tres o mil de sus estudiantes han caído con una enfermedad.  Por ejemplo, “catarro por influenza”; “tos por Mycoplasma”; “cansancio y dolor en el pecho después de estar correteando por todo el campo de futbol”; “dolor de cabeza y ya son 3 en su clase”.  Solo una dirección escolar me llamó para consultarme cómo manejar una situación médica por algún caso de 5ª. enfermedad, entre uno de sus pacientes.  Le di las instrucciones de lo que se recomienda hacer sin fanfarria ni alboroto.

 

Y después, los padres ni siquiera entienden que significa “negativo” o qué significa “positivo”.  Hacen bien en escribir para preguntar, pero pudieron escribir antes de solicitar los exámenes que se les ocurrió solicitar o que solícitamente el laboratorista les sugirió en base a la preocupación de ellos o de “lo que su pediatra siempre manda”.  Aparte del hecho que detrás del resultado no bien interpretado viene la decisión autónoma de medicar.

 

Sin una presentación o cuadro clínico, solicitar exámenes por flu, virus respiratorio sincisial, Mycoplasma pneumoniae, hemograma, etc., etc., solo lleva a engordar la ansiedad, el atrevimiento terapéutico y las complicaciones que produce la decisión arbitraria.  Por favor, un alto a la alarma, sensatez y menos daño.  28/11/2019

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.