GATEAR O NO GATEAR

4 de junio 1989, la masacre de Tiananmen
3 junio, 2019
fiebre sin antibióticos
10 junio, 2019

GATEAR O NO GATEAR

¿Cuál es el estadio anterior del desarrollo en el ser humano al caminar?  Esta interesante pregunta tiene respuesta diferentes y controversiales. Como pediatra, la pregunta de cajón que contesto de forma consistente, suele ser: ¿debo evitar que mi niño/a se pare y camine antes de gatear?  Yo suelo contestar rotundamente: ¡no!

 

Naturalmente que en mi vida yo he aprendido dos cosas: (1) no tener miedo a equivocarme; (2) recoger mis pasos cuando se me ha probado equívoco.

 

Sociedades tradicionales como la de Papua Nueva Guinea, Mali e Indonesia, incluso Paraguay, a los niños no se les insta a gatear antes de caminar. Incluso, entre los padres de niños en Au, Papua Nueva Guinea, se les carga hasta que caminen o durante el primer año y su desarrollo psicomotor no aparenta ningún atraso o efecto nocivo por haber esquivado la fase del gateo[1]. Si observamos se cargan pegados al cuerpo en una forma de bolsa de canguro (“bebés canguros”). Hoy consideramos que ese contacto piel a piel es significativamente importante para un optimo crecimiento y desarrollo del niño, saludable tanto física como psicológicamente.

 

Interesante, desde el punto de vista antropológico y evolucionista, nuestros parientes más cercanos, los chimpanzes y los gorilas, ponen a su cría en el suelo, sentados, no sobre su abdomen, lo que sugiere, como lo señala el antropólogo David Tracer de la Universidad de Colorado, que los ancestros homínidos nuestros también cargarían a sus bebés a todas partes, en lugar de permitirles gatear.  Para Tracer, incluso no gatear sería un hecho adaptativo en la evolución.  Poner al niño en el suelo sobre su barriga o abdomen, por ejemplo, favorecería que se meta todo a la boca y diarreas y, yendo más lejos, Tracer supone que al ser llevados junto al cuerpo de sus padres, se evita que estos bebés sean víctimas del apetito de otros animales predadores.

 

Para Tracer, el estadio o fase anterior al caminar importante sería lo que en inglés se denomina “scooting”, el impulsarse hacia adelante desde la posición sentado, que es lo que hacen los niños cuando ya se sientan para desplazarse y levantarse del piso.  Una vez el niño conoce cómo ponerse de pie, no le interesa ni estar sentado ni gatear.

 

Hay otros que sí consideran el gateo un logro (“milestone”) o prerrequisito necesario, esencial y crítico para (1) alcanzar un desarrollo neuromuscular y neurológico normal, como coger bien el lápiz para escribir -sin determinar qué es “coger bien el lápiz”-, para “fortalecer el tronco superior e impulsarse y pararse”, algo que no requiere estar en cuatro sino en posición vertical, pero esto ni para qué discutirlo aquí, o, incluso, requerido para que el movimiento lateral del cuerpo asegure lo que el cerebro necesita para “eventualmente” leer, escribir y comprender[2].  Entre quienes discurren así hay pediatras, fisioterapistas y psicólogos. Yo he tenido que confrontarlos no pocas veces, porque aparte de no encontrar suficiente mérito a la obligación de gatear, considero que se opta por una acción coercitiva hacia los padres, que se preocupan excesivamente con hacerlo todo correcto para no afectar a sus hijos.  Y digo preocupación excesiva al referirme incluso a necesitar que se le asegure una y otra vez, repetidamente, que lo que hacen no le hace daño a su bebé.

 

La campaña para evitar la llamada “muerte de cuna” incluye colocar a los niños sobre su espalda para dormir (“back to sleep”).  Hoy sabemos incluso más, la posición prona o sobre el abdomen favorece un sueño profundo que, para despertar al niño ante un peligro, requeriría estímulos más intensos y duraderos que cuando se duerme de espalda o en decúbito dorsal. Esto podría ser el factor protector de la posición sobre la espalda para dormir un bebé.  El resultado ha sido una disminución significativa en la muerte de cuna, algo alrededor de 40% menos muertes.  También, ha motivado la tardanza en la adquisición de los logros motores de los primeros años del desarrollo del niño, entre ellos el gatear, para quienes lo consideran un logro del desarrollo.  Yo no lo considero un logro del desarrollo sino una fase, que se pueden saltar los niños.

 

Dos cosas se me vienen a la cabeza: (1) ¿será que los logros motores no son realmente fijos y dependen de cuánta estimulación se presenta al niño? (2) ¿será entonces que esos rangos de edades para alcanzar logros son tan arbitrarios como para darles todo el crédito?  A la primera pregunta contesto que sí dependen de la estimulación que se le haga al niño y me atrevo a pensar que, ahora, con la posición “back to sleep”, debemos ser menos estrictos en que se cumplan las edades establecidas en una época en que los niños dormían y estaban la mayor parte del tiempo sobre sus estómagos y adoptar el consejo de “tummy to play” o poner sobre su abdomen cuando están despiertos.  A la segunda pregunta, también contesto que sí, pero con cautela, sin dejar de utilizarlos como una alarma de que algo pudiera no estar bien.  En ese punto, me niego a aceptar la ausencia de gateo, el tiempo que se gatea o la variedad de formas de gatear, como algo que no anda bien del todo.  El gateo es realmente una forma de desplazarse, no una forma de desarrollarse, una forma de explorar y de conocer pero sin lo cual, el niño no va a ser ni un tarado mental ni un perverso en su vida de adulto.  Hago la salvedad de advertir que estos calificativos no son producción mía sino de algunas de mis más intensas madres.

 

Lo cierto es que desconocemos bastante todavía sobre la continuidad del desarrollo del niño y que logros motores que parecen contiguos y estructuralmente similares pueden tener importantes baches funcionales con respecto a lo que hemos considerado siempre como una continuidad en el desarrollo y que el gateo no prepara al niño para percibir beneficios cuando inicien la marcha bípeda[3].

 

¿Será la aceptación del gateo como un logro necesario del desarrollo humano solamente una más de las premisas de la occidentalización de todas las costumbres, una forma de culturalización, o tiene ciertamente un sustento científico? Yo dejo la pregunta, otros la contestan de forma binaria.

[1]Scientific American. July 1, 2009. (Crawling May Be Unnecessary for Normal Child Development. By Kate Wong)

[2]Integrated Learning Strategies. Learning Corner. Feb 08. 2015. Why Babies Should Not Skip the Crawling Phase

[3]A KE, Berger SE, Leo AJ: Developmental Continuity? Crawling, Cruising, and Walking. Dev Sci 2011 Mar;14(2):306-318

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.