Alimentos sólidos: introducción y autorregulación

VACUNAR -conocer vs desconocer-
21 noviembre, 2018
Las leyes de la Medicina
29 noviembre, 2018

Alimentos sólidos: introducción y autorregulación

El conocimiento cambia, ya sea para corregir o para dar respuestas.  En la profesión docente, y el pediatra ha de ser docente antes que curador, es importante conocer a cabalidad el asunto para reconocer lo nuevo de lo anterior, para poder crear cuestionamiento y para buscar, entre las soluciones, la que se ajuste a la situación del paciente.

 

Traigo 2 ejemplos para ilustrar esto.

 

 

  1. “Doctor, dicen mis amigas que ahora hay que comenzar a alimentar a los niños más temprano para evitar las alergias

 

 

Mal entendido de alguien.  Una cosa es que la exposición temprana a alimentos alergenos favorecería su tolerancia en niños potencialmente alérgicos, y otra cosa es que hay que dar comida a los 2-3 meses de edad para evitar alergias alimentarias.  ¿A quiénes se ha considerado “de alto riesgo” para desarrollar alergia alimentaria?  Se refiere a aquellos niños que en el primer grado de familiaridad tienen la historia de alergias a alimentos, dermatitis atópica o eczema, asma,  rinitis alérgica

 

Por décadas se ha manejado la primera alimentación del niño con restricciones de alergenos como el trigo, las semillas, los mariscos, el huevo, la leche de vaca y algunos cítricos.  Así se sugería no dar leche de vaca hasta después del año de edad, huevos hasta después del 2º año de vida, y nueces, maní y otras semillas hasta después de los 3 años de edad.   Una medida que pareciera prudente pero que no tiene sustento por su falta de especificidad, aparte del hecho que nunca se probó que la demora en la introducción de esos alimentos era o fue beneficiosa para prevenir alergias alimentarias.

 

En el año 2000, la Academia Americana de Pediatría sugería no introducir el maní a niños con alto riesgo de desarrollar alergia por razones genéticas, antes de los 3 años de edad.  Hace ya 8 años se sugería que la introducción temprana de alimentos alergenos podría evitar la aparición de alergia a esos alimentos[1][2].  Temprana era todo aquello que no era esperar 1, 2 o 3 años, como menciono arriba.

 

Este año, los resultados de un estudio israelita y de otro canadiense[3]revelaron que, el primero, el consumo de maní entre los 4-6 meses de edad por niños de alto riesgo para desarrollar alergia a esta semilla disminuía significativamente cuando se comparó con el de un grupo similar al que se le permitió consumir manía después de los 3 años de edad. Y –el segundo- que el consumo materno de maní durante la lactancia y la introducción temprana del maní –antes de los 12 meses de vida- en la dieta del lactante estuvieron asociados con el menor riesgo de sensibilización al mismo, comparado con cualquier combinación de consumo de maní materno e infantil.

 

Como bien puede verse, no hay ninguna instrucción de iniciar alimentos sólidos antes de los 4 meses de edad para disminuir los riesgos de alergias por alimentos.

 

Después del año 2008, la Academia Americana de Pediatría no ha hecho ningún cambio en cuanto a su recomendación de iniciar alimentos sólidos entre los 4-6 meses de edad.  Además, señala que no hay evidencia convincente que favorezca la idea de que la introducción tardía de alimentos alergenos protege a los niños de alergias.

 

  • No restrinja a la madre de ningún alimento durante el embarazo y lactancia
  • Alimente exclusivamente con leche materna a los niños hasta los 6 meses de edad
  • Si es necesario por alergia a la leche, escoja una leche de vaca en base a un hidrolizado de la proteína
  • No demore la introducción de ningún alimento sólido más allá de los 6 meses de edad

 

Ojala aclare el panorama de confusión que existe en la comunidad, tanto de profesionales como de padres y madres de familia.

 

 

 

  1. “Doctor, dicen mis amigas que los niños tienen que comer solos porque así, cuando estén más grandes, comerán mejor”

 

Otro giro del entendimiento humano.  A los niños pequeños hay que enseñarles a comer, hay que alimentarlos.  Un niño de 4 meses qué conoce de alimentos, por ejemplo.  Y, peor aún, quién ha dicho que a los niños durante su primer año de vida, se les sirve en un plato el alimento para que ellos lo tomen y lo ingieran sin la ayuda de un adulto.  Eso está bien para un gato y un perro, una vez ya no lactan de las madres.  Pero un bebé de meses, requiere la ayuda de un adulto para no morir de hambre.

 

Otra cosa es que mientras Ud. alimenta a su bebé, y él o ella se le antoja meter la cara en el plato y comer macarrones por las narices o cogerlos con sus manos y regarlos alrededor suyo, Ud. se lo permita mientras le mete varias cucharadas del alimento a la boca.   Piénselo, a ver si entendió mejor el famoso “Baby-led Weaning”.

 

La autorregulación de la alimentación por el bebé es como la autonomía de la persona humana, si no se enseña, no se puede aducir que se conoce o que se utiliza apropiadamente.  Se requiere madurez neurológica para coordinar visión con motricidad y esa maduración no está presente a los 4-6 meses de edad. Y, no desdeñe la posibilidad de que el niño de tan corta edad sufra sofocación o ahogamiento por alimento que se metió en la boca y no pudo tragar[4].

 

El niño puede jugar antes que alimentarse si se le deja solo.  El juego no está prohibido pero no alimentarse tiene serios riesgos de salud.  En otras palabras, si quiere divertirlo o que él o ella se divierta, permítalo pero no deje de darle el alimento que le permitirá seguir gozando de la vida.

 

[1]Lack G: Epidemiology risks for food allergy. J Allergy Clin Immunol. 2008;121

(6):1331-6

[2]Du Toit G, Katz Y, Sasieni P et al: Early consumption of peanuts in infancy is associated with a low prevalence of peanut allergy. J Allergy Clin Immunol. 2008; 122(5):984-91

[3]Pitt TJ, Becker AB, Chan-Yeung M et al: Reduced risk of peanut sensitization following exposure through breast-feeding and early peanut introduction. J Allergy Clin Immunol. 2018; 141(Issue 2): 620-625

[4]Fangupo LJ, Heath, A-L H, Williams SM et al: A Baby-Led Approach to Eating Solids and Risk of Choking. Pediatrics 2016;138 (4): e20160772; DOI:10.1542/peds2016-0772

Pedro Vargas
Pedro Vargas
El Dr. Vargas tiene como pasatiempos muy entrañables la lectura y la fotografía. La lectura de biografías, cuento, ensayo, historia y bioética, tema este último que lo lleva a tener una sección en Pediátrica de Panamá, la revista científica de la Sociedad Panameña de Pediatría. El paisaje urbano, el retrato, la Naturaleza son sus temas favoritos. La fotografía es un instrumento para ver la vida, su interés primordial, como dijera Henri Cartier Bresson alguna vez: “La fotografía no es nada, es la vida lo que me interesa a mí.”

1 Comment

  1. Gema Gonzalez dice:

    Excelentes temas, muy instructivos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.